elEconomista.es

El rey Juan Carlos visitará a Iñaki Urdangarin en la cárcel a petición de la infanta Cristina

5/06/2019 - 10:48

Tras el retiro oficial del rey emérito, la infanta Cristina ha pedido a su padre un gesto de buena voluntad familiar: visitar a Iñaki Urdangarin en la cárcel de Brieva (Ávila). El rey Juan Carlos ha aceptado aunque, obviamente, lo hará con la máxima reserva.

Según Pilar Eyre, la segunda hija de los eméritos ha aprovechado la nueva libertad de la que goza su padre para tratar de acercar posturas entre él y su marido. La infanta Cristina habría pedido a Juan Carlos que visite a Iñaki Urdangarin en la cárcel de Brieva donde cumple condena por malversación, tráfico de influencias y fraude a la Administración, entre otros delitos. El emérito está dispuesto a retomar el contacto con el que fue su yerno favorito y podría visitarlo próximamente, aunque lo hará en la más estricta intimidad, siguiendo los pasos de su hija y su mujer, doña Sofía.

Lea también: El vis a vis de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin por su cumpleaños

En los últimos meses Juan Carlos han dado muestras públicas de este acercamiento entre él y los Urdangarin. El primero fue recibir a su hija Cristina y sus cuatro nietos, Juan, Pablo, Miguel e Irene, en la celebración del 80 cumpleaños de Sofía, que inmortalizaron con una fotografía. Hace pocas semanas, el emérito se trasladó a Alemania para apoyar a su nieto Pablo, jugador de balonmano en TSV Hannover-Burgdorf, desde las gradas. Estuvo acompañado por doña Sofía, Elena y Cristina, además de su consuegra, Claire Liebaert, madre de Iñaki Urdangarin.







Comentarios 1

#1
13-06-2019 / 01:59
dungeon
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Es natural que un rey visite las mazmorras...jejej DELENDA EST MONARCHIA (Ortega&Gasset)


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.