Actualidad

La reina Isabel II saca los rubíes para impresionar a Donald Trump

La anfitriona del presidente de los Estados Unidos Donald Trump despidió a su invitado este lunes con una cena de gala en Buckingham Palace en la que dejó claro su poderío con una de las joyas más impresionantes: la tiara birmana de rubíes.

Es una de las últimas adquisiciones de la reina Isabel II. Elaborada en 1977, es de diamantes y cuenta con los 96 rubíes que le regaló el pueblo birmano por su boda con el duque de Edimburgo. La combinó con collar y pendientes a juego, adornados con rosas rojas Tudor y pétalos blancos, un despliegue al que Melania Trump trato de hacer frente con un elegante vestido de Dior de Alta Costura sin mangas y con un escote semitransparente, pues el protocolo le impedía lucir tiara, al ser Estados Unidos un país republicano.

Lea también: Kate Middleton enjuaga con joyas de ensueño el mal trago de recibir a los Trump 

Camilla Parker Bowles y Kate Middleton también llevaron tiaras, la de esta última con un significado muy especial: la Cambridge Lover's Knot, favorita de Lady Di, a la que el propio Donald Trump trató de conquistar antes de que la princesa comenzase a salir con Dodi Al Fayed.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud