elEconomista.es

Isabel Díaz Ayuso, condenada a entenderse de nuevo con Ángel Garrido para gobernar

27/05/2019 - 14:16

Isabel Díaz Ayuso y Ángel Garrido fueron compañeros de trabajo, de Gobierno, de partido y muy amigos. Pero él se fue a C's y entonces pasaron del amor al odio. Ahora ella necesita a la formación naranja y están condenados a entenderse de nuevo si quieren mandar en la Comunidad de Madrid.

Ver esta publicación en Instagram

¡Gracias!

Una publicación compartida de Isabel Díaz Ayuso (@isabeldiazayuso) el

Tras la sorprendente marcha del ex presidente de la Comunidad de Madrid a Ciudadanos, la candidata del PP y más que probable presidenta, a tenor de los resultados de este domingo arremetía contra su ex compañero, ex jefe, y ahora rival, Ángel Garrido, que cambió el número 4 de la lista del PP en las elecciones europeas por el 13 en la candidatura del partido naranja en Madrid, que encabeza Aguado.

Lea también: El novio peluquero de Isabel Díaz Ayuso maneja el secador mejor que ella

Este domingo el PSOE de Ángel Gabilondo ganaba las elecciones, e Íñigo Errejón lograba unos muy meritorios 20 diputados, pero los raquíticos datos de Podemos no dan a la izquierda mayoría para gobernar. En cambio, el PP madrileño, con los peores resultados de su historia, y 30 diputados, puede sumar con Ciudadanos (26) y Vox (12) la mayoría necesaria para convertir en sucesora de Esperanza Aguirre, Ignacio González, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido a Isabel Pérez Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid.

Esta periodista de 40 años puede a priori reeditar el acuerdo que firmaron las tres derechas en Andalucía para mantener el poder en la CAM. Pero para llegar a ser presidenta tendrá que hacer las paces con su ex compañero, Ángel Garrido, que ha salido elegido diputado autonómico pero con Ciudadanos. Nada más cambiarse de partido, Ayuso y el que fuera su amigo y compañero se intercambiaron pullas, después de años llevándose muy bien. 

Isabel Díaz Ayuso es amiga de Pablo Casado desde que eran universitarios. Pero fue viceconsejera de Justicia y por tanto número 2 del propio Ángel Garrido en el Gobierno de Cristina Cifuentes. Tiempo después, el destino quiso que fuera ella la persona que el PP puso en la silla de Garrido después de apartarle de la candidatura a la presidencia de la CAM para poner a la que fuera su subordinada. Garrido Acabó marchándose a Ciudadanos.

Isabel Díaz Ayuso no tardó en descalificar a su ex compañero tras conocer su deserción. Dijo, por ejemplo,  que esperaba que con esa marcha "se haya acabado el mercadillo de segunda mano de políticos".

Lea también: Miguel Ángel Rodríguez regresa de la mano de Isabel Díaz Ayuso

Por su parte, Ángel Garrido, ex presidente de la Comunidad de Madrid, tras su fichaje por Ciudadanos como número 13 de la lista electoral al 26-M, contestó a su antigua aliada, y número 2, diciendo que "allá ella con sus declaraciones, que suelen ser bastante desafortunadas en términos generales".

O sea, Ayuso dijo que Garrido es "un político de segunda mano" y Garrido le devolvió la pelota contestando en una entrevista con Onda Madrid que él "no haría ese tipo de comentarios de un ex compañero de partido".

No siempre se llevaron tan mal Ayuso y Garrido. Cuentan algunos de los compañeros que trabajaron con ellos cuando compartieron gobierno con Cifuentes de jefa que llegaron a ser uña y carne a pesar de la diferencia de edad que les separa: 15 años.

No es de extrañar, por otra parte, que un consejero y su viceconsejera congenien, pero las fuentes consultadas afirman que durante el tiempo que trabajaron codo con codo junto a la defenestrada Cifuentes "incluso quedaban a tomar algo cuando el trabajo se lo permitía". Compañeros suyos de aquella época corroboran que así era y que les vieron en alguna ocasión pasándolo bien fuera del estricto ámbito laboral. Varios cronistas parlamentarios especializados en información autonómica de la Comunidad de Madrid, así como diputados de distintas formaciones, incluidas PP y Ciudadanos, van más allá y no solo afirman que tuvieron una relación afectiva, sino que no la ocultaron nunca. 

Pero hay más. La ruptura entre Isabel Díaz Ayuso y Ángel Garrido no fue un camino de rosas. Según las citadas fuentes, el ex presidente rompió con su pareja, funcionaria de la Comunidad de Madrid, en aquel tiempo. En el entorno tanto de Garrido como de Ayuso, como distintas personas que trabajaban en el parlamento autónomo madrileño aseguran a Informalia que esa mujer lo pasó muy mal y hasta tuvo serios problemas de salud después de que Garrido la dejara. 

Ángel Garrido está divorciado hace años de Ana María González Martín, malagueña de 51 años y madre de los tres hijos del político: Gonzalo, David y Sara, de entre 19 y 12 años. El mayor estudia en Estados Unidos. Dicen personas cercanas al flamante fichaje de Ciudadanos que la situación familiar no ha influido en su decisión de quedarse en Madrid puesto que podía regresar de Bruselas a menudo para ver a su familia. 

Respecto a Isabel Díaz Ayuso, es feliz con un ex peluquero y estilista, ahora experto en comunicación y marketing, que vive y trabaja entre España y Panamá.

Lea también: La candidata de Pablo Casado para suceder a Cifuentes tiene un marido peluquero que vive en Panamá

Hasta hace poco, Ayuso y su novio vivían como mejor podían separados por los 8.000 kilómetros que distancia Madrid de América Central. Mensajes deliciosos en sus redes sociales dan cuenta de cómo se echan de menos la candidata de Pablo Casado para presidir Madrid y Jairo Alonso. Pero también se escapan y se ven cuando pueden, aunque para ello tengan que coger aviones y cruzar océanos. Parece que últimamente el se ha instalado en la capital y ahora será el 'primer caballero' de la CAM.

El novio alaba a su amada mujer siempre que puede y lo hace a los cuatro vientos para que todos podamos comprobar cuánto se quieren. "Hoy Facebook me recuerda que tengo la suerte de estar con la persona más maravillosa del mundo. Isabel, te quiero", reza una de sus notas.

Isabel Díaz Ayuso es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha aparcado de momento sus estudios de doctorado en Comunicación Política. Ex portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid, ex viceconsejera de Presidencia y Justicia (con Garrido de consejero), ahora sucederá con toda probabilidad a Ángel Garrido y a Cifuentes, sus antiguos jefes y amigos, en la presidencia de la Comunidad de Madrid. 







Comentarios 0