elEconomista.es

Otro terrible disgusto para Pablo Iglesias: Twitter se mofa de su debacle electoral

27/05/2019 - 11:19

La debacle de Podemos deja a Pablo Iglesias a los pies de los caballos y le pone al borde de la dimisión. Ha perdido un millón y medio de votos, y encima en Twitter se ríen de él.

Si hubo un perdedor en las elecciones de este domingo, ése fue Podemos. El fracaso lleva la cara del líder de la formación morada, señalado como culpable de que la izquierda haya perdido tanto la Comunidad de Madrid como el Ayuntamiento. Las redes sociales reflejan ahora su soberbia y arrogancia con humor, a veces cruel.

Lea también - El primer (y peor) Día de la Madre de Irene Montero y Pablo Iglesias: colocan banderas de Vox frente a su casa

"Se busca Pablo Iglesias". La 'desaparición' de Iglesias desde que se conocieron los resultados electorales es lo que más 'preocupa' a los tuiteros, quienes incluso han creado un cartel de búsqueda. Muchos son los que se preguntan dónde está el líder morado tras la debacle.

El chalet de Galapagar en el que residen Iglesias, su pareja, Irene Montero, y sus mellizos también se ha convertido en foco de las bromas de los usuarios. Algunos han publicado una imagen aérea de la mansión. "De la imagen por satélite del casoplón de Galapagar, sólo podemos deducir que no se encuentra en el tejado", dicen.

La palabra dimisión es la más asociada a Iglesias. Los tuiteros le exigen que dimita y discuten su figura. Le acusan del desplome del partido y bromean sobre la posibilidad de ser uno de los ministros de Pedro Sánchez. "Un minuto de silencio por la caída de Iglesias", dice un usuario, retratando a la perfección el mal momento que atraviesa el líder de Podemos.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.