elEconomista.es

La infanta doña Pilar de Borbón, hermana mayor de don Juan Carlos, padece cáncer

26/05/2019 - 10:31

La infanta doña Pilar de Borbón y Borbón, hermana mayor de don Juan Carlos, padece un cáncer del que está siendo tratada. Hasta ahí las malas noticias: la buena noticia es que "lleva muy bien la quimioterapia", y "hace una vida normal", tal y como nos confirman fuentes familiares de toda solvencia.

No ha trascendido la naturaleza específica de la dolencia que sufre la infanta, aunque se da por seguro que tiene que ver con la zona intestinal. No obstante, las mismas fuentes explican a Informalia que la primogénita de don Juan y doña Mercedes, condes de Barcelona, se encuentra "razonablemente bien", y que "el tratamiento de quimioterapia que recibe no le impide hacer vida social y familiar, o incluso viajes".

Lea también: Juan Gómez-Acebo, primo de Felipe VI, otro Borbón que se separa de su mujer

De hecho, a sus 82 años (cumple 83 en julio), sigue tan activa como siempre y haciendo frente a las adversidades personales y familiares. Doña Pilar de Borbón pasa estos días en Portugal, visitando a los amigos que mantiene desde que, siendo jovencita, sus padres se instalaron en Estoril durante el largo exilio que les mantuvo fuera de España.

Es el primer viaje que hace la hermana mayor del rey don Juan Carlos después de la intervención del pasado 2 de febrero, cuando tuvo que ser operada de urgencia de una obstrucción intestinal en la clínica Ruber Internacional.

La duquesa de Badajoz pasó 20 días hospitalizada y tardó un tiempo en recuperar su vida normal. Pero este 13 de mayo, doña Pilar aparecía en La Caja Mágica para ver uno de los partidos de tenis del Master madrileño, en su primera aparición pública después de su convalecencia.

El pasado domingo 19 de mayo, la infanta almorzaba con algunos de sus hijos en el restaurante El Filandón, cercano a El Pardo, el favorito de Mariano Rajoy y de algunas celebridades que visitan España, como el matrimonio Obama o el ex embajador norteamericano James Costos y su marido.

La pasada semana se hizo pública la separación de Juan, el segundo de los cinco hijos que tuvo la infanta con su marido Luis Gómez-Acebo. Juan, casado en 2014 con la norteamericana Winston Holmes Carney, fruto de cuya relación tienen un niño de 6 años, ha puesto fin a su matrimonio por incompatibilidad de caracteres.

La tía del rey Felipe VI, ha visto desmoronarse cuatro matrimonios de sus hijos. Además de Juan, conocido estos días, antes se produjo el de Simoneta y el músico José Miguel Fernández-Sastrón; el de Beltrán y la modelo Laura Ponte. Y el de Fernando y Mónica Martín Luque.

Fernando, al que en familia llaman Coco, se casó después con una periodista Nadia Halamandari, miembro de una acaudalada familia griega, en una ceremonia en el consulado de España en Atenas, solo dos días antes de que naciera su único hijo Nicolás.

Este segundo matrimonio de Fernando también acabó en divorcio. El único hijo de doña Pilar que sigue felizmente casado, es el de Bruno Gómez –Acebo con su esposa Bárbara Cano, casados desde 2002.

Pero doña Pilar puede con todo, y además, sigue tirando del carro de su labor solidaria al frente de El Rastrillo, ayudada por su hija Simoneta y por un montón de amigas y amigos que acuden cada año a su llamada. Abajo, dos imágenes de doña Pilar en un acto público: con la mujer de su sobrino Felipe de Borbón, y con el resto de la Familia real en un evento el pasado mes de enero. 







Comentarios 2

#1
26-05-2019 / 14:22
Y España a la cola en investigación
Puntuación 4   A Favor   En Contra

Y mi madre también. Desgraciadamente esto ya no es noticia.

#2
26-05-2019 / 19:41
Agur
Puntuación -7   A Favor   En Contra

Pilar, esto te pasa por comprar fruta en Vázquez, si te gastaras un poco más en comprar fruta sin química no te pasaría; agur.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.