elEconomista.es

Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, más cariñosos que nunca

23/05/2019 - 14:29

El príncipe Guillermo y Kate Middleton causaron sensación durante la fiesta en el jardín real del palacio de Buckingham, donde se mostraron como dos adolescentes recién enamorados.

Los duques de Cambridge asistieron este martes a la tradicional fiesta del jardín real en el palacio de Buckingham de Londres. Estuvieron muy sonrientes y cariñosos, algo que no suele ser habitual en ellos, que cumplen a rajatabla el estricto protocolo británico.

Lea también: Los duques de Cambridge y sus hijos, la viva imagen de la felicidad

Kate Middleton lució un precioso traje diseñado por el modista británico Alexander McQueen, uno de sus favoritos. Se trata de un conjunto de color rosa palo compuesto por chaqueta de doble botón y una falda de pliegues, a juego con un tocado de la diseñadora Juliette Botterill. Por su parte, el príncipe Guillermo vistió el típico traje de chaqué combinado con un chaleco gris, camisa azul de cuello blanco y corbata roja estampada.

Los duques de Cambridge derrocharon simpatía y complicidad. Su relación ha atravesado numerosos baches pero ahora parece que viven un momento dulce y que la última polémica que les persiguió, la supuesta infidelidad de Guillermo con una de las mejores amigas de su mujer, está olvidada. 

Los fanáticos de los duques han destacado dos anécdotas de la jornada: por un lado, el momento en el que Guillermo cogió a Kate de la mano para mostrarle algo que señalaba con el dedo y, por otro, cuando la duquesa se agachó para acariciar con ternura a Max, un perro que salvó de la depresión a su dueño y que asistió a la fiesta, algo muy inusual en este tipo de eventos.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.