elEconomista.es

Niki Lauda y Birgit Wetzinger, la historia de amor que emocionó al mundo

21/05/2019 - 13:28

El mítico piloto de Fórmula 1 Niki Lauda ha muerto este martes a los 70 años, dejando destrozada a su familia y especialmente a su esposa, Birgit Wetzinger, que le donó uno de sus riñones hace más de una década.

Niki Lauda y Birgit Wetzinger llevaban saliendo sólo ocho meses cuando él tuvo que ser ingresado de urgencia: el riñón que años antes le había donado su hermano dejó de funcionar. Ninguno de sus hijos resultó compatible y ella, una azafata 20 años más joven que él, no lo dudó un instante: "Lo hago porque te amo", le dijo. Aquel día, Birgit le salvó a vida a Lauda, que pudo disfrutar de 10 años más y repetir paternidad, pues fue padre de los mellizos Max y Mia: "Me mantienen joven", declaró.

Se conocieron cuando el piloto de Fórmula 1 la contrató como azafata de la compañía aérea que fundó tras retirarse de la competición, Lauda Air. Ella cayó rendida a los encantos de su jefe, recién divorciado de la diseñadora alemana Marlene Knaus, con quien estuvo casado 21 años y tuvo dos hijos. Lauda aseguró entonces que no volvería a dar el "sí, quiero", pero el precioso gesto de amor de Birgit le hizo cambiar de opinión.

Este martes Lauda ha fallecido a los 70 años debido a un fallo renal. Sus familiares están desolados y han agradecido las muestras de apoyo recibidas en redes sociales, como la de Fernando Alonso: "Impactantes y tristes noticias esta mañana. DEP Niki Lauda", ha escrito.

Ver esta publicación en Instagram

Shocking and sad news this morning. RIP Niki ???? #legend #motorsport

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.