elEconomista.es

Paulina Rubio, sin sueldo: embargan sus nóminas en España

20/05/2019 - 10:38

Paulina Rubio debe más de 60.000 euros a varios periodistas españoles por un juicio que perdió en 2005 y la jueza ha embargado su sueldo, unos 300.000 euros.

Todo sucedió en 2005, cuando la Chica Dorada demandó a varios programas de televisión españoles por, supuestamente, vulnerar su derecho al honor emitiendo un vídeo en el que Paulina Rubio aparecía con otra mujer. La cantante retiró las demandas contra Telecinco y Antena 3 tras haber llegado a un acuerdo, pero mantuvo otras, como la de Enric Bayón, a quien solicitó 600.000 euros de indemnización. La jueza que desestimó la demanda y condenó a la cantante mexicana a pagar las costas, unos 44.512 euros más 13.737 de intereses y costas.

Ahora, según QMD, la justicia le ha embargado el sueldo de La Voz a Paulina para obligarla a pagar lo que debe desde 2009.

Lea también: Colate, acusado por su ex Paulina Rubio de romper el acuerdo de custodia de su hijo

Este no es el único problema de la artista con la justicia. Paulina mantiene pleitos abiertos con los padres de sus hijos, Colate y Gerardo Bazúa. Al primero lo denunció hace solo unas semanas acusándolo de haberle ocultado el paradero del pequeño Andrea, algo que, según el empresario español, sólo fue una estrategia para desestabilizarle antes de participar en el concurso de Supervivientes. Bazúa salió en su defensa y aprovechó para denunciar públicamente su propia situación: "No tienes vergüenza de interponer una demanda contra él cuando tú tienes ya casi cinco meses sin darme ninguna información de mi hijo Eros".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.