elEconomista.es

Miss Turquía, traicionada por su gran escote y otras 10 escenas de Cannes 2019

15/05/2019 - 11:19

Dilan Cicek Deniz es una actriz turca de 24 años, conocida por la serie de televisión Cukur y porque fue Miss Turquía. Ahora será también conocida porque se le salió un pecho este martes cuando subía los escalones en la alfombra roja del Festival de Cannes.

¿Lo hizo a propósito o la cinta adhesiva que utilizó era del chino? Es la gran pregunta tras la entrada triunfal de la bellísima Dilan Cicek en la alfombra roja de Cannes. Su pecho desnudo fue inmortalizado por decenas de fotógrafos y ha conseguido convertirse en la imagen más vista de un festival en el que todas las famosas se han empeñado en lucir este año sus musculadas piernas con rajas imposibles de mejor o peor gusto.

Hubo otras que también optaron por el escote pronunciado, pero el resultado obtenido ha sido mucho menos estético que el espectáculo del pecho huidizo y juvenil de Dilan.

Es el caso de Chloë Sevigny, quien embutió su generosos senos en el cuerpo de un traje que evocaba las tripas donde se embuten las morcillas de Burgos. Se ha quedado adherida a sus rollitos bajo la axila, tal vez con el ánimo de cubrir tamaño despropósito. ¿Pretendía competir con su compañera de reparto en The Dead Don't Die, la nueva película de Jim Jarmusch que se estrenaba este martes en la Croisette?

Muy comentado fue el look de Selena Gómez, quien eligió un vestido que era un auténtico plagio de algunos de los modelos favoritos de Madonna, y en este caso, aunque podría ser casi su abuela, las comparaciones resultan odiosas para la ex de Justin Bieber. El modelo elegido era un bustier con falda a juego de Louis Vuitton. El cinturón no le favorecía lo más mínimo.

Elle Fanning fue una de las peor vestidas de la noche, a juicio de algunos. El escote de su vestido se le desbocaba, y con tanta manga capa y tanto volante parecía un helado de vainilla. El dieño lo firmaba Gucci.

El look de Fanning era, sin embargo, menos desafortunado que el de Charlotte Gainsborough, que acompañó a Javier Bardem en la inauguración del festival en lugar de Penélope Cruz. Hacen una bonita pareja, pero el estampado de cebra del vestido es, sencillamente desolador. Tiene unas piernas muy fibrosas, envidiables, dignas de ser lucidas en una competición ciclística o una discoteca, pero no en la apertura del festival de Cannes.

Tampoco fue muy aplaudido el look de Caroline de Maigret. El vestido de Chanel a lo Cleopatra que se calzó no le favorecía demasiado, pero mucho menos el pelo que parecía algo sucio. El detalle de los bolsillos, sin embargo, resultaba muy original.

Nieves Álvarez, la más elegante

La modelo española, vestida con un maravilloso vestido  de Elie Saab sí sabe lucir pierna con acierto. Tiene una figura perfecta y unos pies maravillosos que adornó nas sandalias de Louis Vuitton.

Leer también: Nieves Álvarez y el bikini que te hará olvidar el de Cristina Pedroche

También quiso lucir sus torneados muslos Eva Longoria. La flamante señora de Bastón impactó con su magnífico cuerpo, muy reforzado tras las sesiones agotadoras de gimnasio y la práctica de deportes náuticos. Pero la elegancia se quedó en casa. El discutible vestido era de Alberta Ferretti. 

En esta gala que debería  haber sido amenizada con la famosa canción de Estopa sobre la raja de una falda brilló con sus piernas, su forma de posar, y hasta su vestido de Ralph Lauren Alessandra Ambrosio, pero juega con ventaja. No hay nada que le siente mal a esta mujer.

Araya Argate arriesgó y triunfó sin enseñar nada. Este maravilloso vestido de Ralph and Russo fue uno de los más comentados de la noche. 

Mucho más sencillo fue el look  elegido por Julianne Moore, a juego con un precioso anillo. El vestido lo firmaba Dior. 

Isabel Goulart hizo un Pataky histórico. Su espalda merecía que la luciera en todo su esplendor con este diseño de Etro.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.