elEconomista.es

El bebé mestizo de Meghan y Harry, víctima de un ataque racista tras nacer

9/05/2019 - 11:35

Apenas unas horas después de llegar al mundo, el pequeño Archie Harrison Mountbatten-Windsor ya ha sido víctima de ataques racistas. Un famoso Dj y locutor de la BBC llamado Danny Baker tuiteó a modo de chiste de mal gusto la imagen de un cachorro de mono saliendo de un centro sanitario junto a sus padres con la leyenda 'El bebé real abandona el hospital', como vemos abajo. La buena noticia es que la inmensa mayoría de los internautas se han puesto a favor del bebé mestizo del príncipe Harry y Meghan Markle y han caído sobre el impresentable, criticando el dislate, exigiendo rectificación y pidiendo la salida del locutor de la cadena pública, que ha rectificado y pedido disculpas y ha sido despedido.

Meghan de Sussex, née Rachel Meghan Markle (Los Ángeles, California, 4 de agosto de 1981) es hija de padre blanco y madre afroamericana. La actriz que interpretaba a la pasante Rachel Zane en el despacho de abogados de Suits hasta 2018, recordó en su día los ataques racistas que sufrió por motivos raciales y que ahora, horas después de nacer, han caído sobre Archie, séptimo en la línea de sucesión al trono de Inglaterra. A Meghan le decían de pequeña que era "étnicamente ambigua". Su propio padre le aconsejó que cada vez que le preguntaran por su raza, pusiera "mixed-race". Su hijo Archie Harrison Mountbatten-Windsor es mestizo pero por fortuna, la inmensa mayoría le protege de ataques como el que ha recibido del conocido locutor de la radio pública británica. Danny Baker es periodista sobre todo especializado en música pero también guionista de comedias y humorista. Desde finales de la década de 1970, ha trabajado en distintas publicaciones y emisoras, incluida la BBC, de donde ha sido despedido.

Lea también: La reina Isabel II visita a Meghan Markle en la recta final de su embarazo

Este miércoles, apenas 48 horas después de su llegada al mundo, bajo las ojivas del hall de San Jorge y ante los medios acreditados, Archie permanecía dormido mientras el mundo observaba su piel, no tan blanca como la de su padre. El recién nacido echaba su siesta en brazos de Henry Charles Albert David (Londres, 15 de septiembre de 1984), hijo pequeño de Lay Di y el príncipe Carlos de Inglaterra, mientras a la Royal Family, incluida la bisabuela Isabel II, se le caía la baba al ver a la criatura. En la foto destacaba la naturalidad y elegancia de Doria, la abuela materna del bebé, de raza negra, contenta y convencida de que su nieto, cuya nariz dicen que es la de Meghan, no tendrá nunca problemas por ser mestizo. No solo la madre de Meghan se alegra de la normalidad con que se ha asimlado la llegada de un principito a Windsor: seguramente, los más de dos millones de hijos de matrimonios interraciales que hay en el Reino Unido están agradecidos de que no todos sean tan blancos en la Familia Real británica. Harry, completamente idiotizado, apenas pudo articular las frases que le escuchamos: "Ser padre es algo asombroso", dijo. "Han sido solo dos días y medio, tres días, y estoy tan emocionado con este pedacito de alegría...".

La bella Meghan Markle compareció perfectamente maquillada y peinada, subida a unos altos tacones en color nude de Manolo Blahnik y con un vestido crema sin mangas de corte trench de Givenchy, una de sus firmas preferidas, y la que la vistió el día de su boda. Ha sido alabado el gesto de Meghan de no tratar de disimular la silueta de una mujer que acaba de hacer lo más hermoso del mundo: ser madre. Luego presumió de tener "los dos mejores chicos del mundo" y ofreció la primera descripción de su Archie. "Tiene un temperamento muy dulce, es un niño muy tranquilo", dijo. "No sé de dónde le viene", apostilló el padre en tono jocoso.

Pero en esta ocasión no se trataba de saber que el niño había pesado al nacer 3 kilos y 260 gramos, ni que llegó poco antes del amanecer en el hospital Portland de Londres, donde la madre había sido trasladada en secreto. Los médicos recomendaron que así se hiciera tras la semana de retraso sobre la fecha prevista para el nacimiento. Se hizo larga la espera. Primero, porque Meghan tuvo que cambiar sus planes iniciales de parir en el chalé de Frogmore, donde los duques de Sussex han levantado su hogar, junto al castillo de Windsor. Fue un parto inducido. El mundo quería verle, ver si era de piel clara y sus facciones. El primero que le vio fue su padre. Enrique estuvo presente en el parto y quedó impresionado: "Cómo una mujer es capaz de hacer todo eso es algo que escapa a nuestra comprensión", dijo. Eso es igual para todas las razas, y es hermoso.







Comentarios 1

#1
09-05-2019 / 20:42
ULF
Puntuación -5   A Favor   En Contra

Lo que ha hecho Harry es una auténtica aberración. Ya podeís escribir el Quijote negándolo, pero la realidad no cambiará.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.