elEconomista.es

El emperador Akihito de Japón abdica en una ceremonia privada y televisada

30/04/2019 - 14:05

El emperador Akihito ha protagonizado la primera abdicación de un emperador nipón en los últimos 200 años. Lo ha hecho a través de una ceremonia celebrada este martes en el Palacio Real en la que se han llevado a cabo varios ritos y que ha sido televisada. El emperador acaba así con la era Heisei tras 30 años de reinado y dará paso a Reiwa, la era japonesa que la sucederá a partir del 1 de mayo de 2019, con su hijo Naruhito a la cabeza.

Este martes, Akihito y su esposa Michiko llegaron al Palacio Imperial y se dirigieron al Salón de los Pinos. Detrás, sus sucesores, el príncipe Naruhito y su esposa, la princesa Masako, y el príncipe Akishino junto a su hija mayor, Mako. En la ceremonia se han llevado a cabo algunos ritos propios de la cultura japonesa, como Taiirei Seiden No Gi, que ha contado con los tres tesoros que representan el poder en Japón: la espada, el espejo y la joya. 

Lea también: El emperador Akihito sufre anemia cerebral

El primer ministro, Shinzo ABe, fue el encargado de aceptar la renuncia del emperador y agradeció la importante labor de Akihito, considerándolo un "símbolo de la unidad de la gente". Durante su discurso, Akihito hizo un breve repaso de sus 30 años frente a la corona y agradeció "la confianza y el respeto de todos". También ha aseguró que el mandato de su hijo, Naruhito, será "estable y fructífero" y ha deseado "paz y felicidad para el pueblo japonés y para el mundo entero".

La ceremonia es de carácter privado, ya que sólo asisten miembros del Gobierno y de la familia imperial, aunque ha sido televisada, por lo que toda la población japonesa ha disfrutado del acto. El Gobierno instaló hace unos días unas pantallas gigantes a las puertas del Palacio Imperial y allí se han congregado decenas de japoneses a pear de la lluvia.

Tras la abdicación de Akihito, será su hijo Naruhito quien se siente en el Trono del Crisantemo. El acto de sucesión, llamado Kenji To Seiden No Gi, se celebrará a primera hora del miércoles y pasará a la historia porque, por primera vez, se celebrará delante de una mujer. Según la tradición, ninguna puede presenciar este rito, pero la ley exige que un miembro del Gobierno esté presente y en este caso la elegida ha sido una mujer. A las 11 de la mañana comenzará el acto, tras el que tendrá lugar la primera intervención de Masako, la esposa de Naruhito, ya como nueva emperatriz.

El gobierno de Japón anunció la abdicación de su emperador en 2016, cuando éste, a sus 85 años, fue operado del corazón tras sufrir un cáncer de próstata. Él mismo declaró que temía que su avanzada edad le impidiera cumplir con sus responsabilidades.







Comentarios 0