elEconomista.es

Kiko Rivera hace caja contando sus memorias: "Sufro mucho con la guerra entre mi madre y mis hermanos"

30/04/2019 - 11:09

Kiko Rivera se estrena este miércoles en una conocida publicación contando sus memorias. El hijo de Isabel Pantoja dedica el primer capítulo a hablar de su infancia, su comienzo en el mundo de las drogas, su relación con su hermana Chabelita y, sobre todo, el conflicto que mantiene su madre con sus hermanos, Fran y Cayetano Rivera.

En relación a esta guerra, el ex concursante de GH Dúo asegura "sufrir mucho" con la situación: "Lo que ocurre entre mi madre y mis hermanos me preocupa y me martiriza. No se pueden imaginar lo que sufro con su enfrentamiento por la herencia de mi padre, que dura ya tres décadas. Sufro tanto... Adoro a mi madre, es mi vida...pero es que mis hermanos también", comienza diciendo el DJ en la revista Semana.

"Si hay algo que quiero en la vida es que este problema se arregle, que en algún momento de esta maravillosa vida mis hermanos y mi madre se sienten a hablar y arreglen sus diferencias. Porque yo estoy en medio y lo paso fatal, muy muy mal. Sufro una barbaridad con este asunto", alega.

Kiko aprovecha este nuevo altavoz para pedir que se arregle las cosas entre ellos: "Es una mochila que pesa bastante y no puedo más. No suelo hablar con ellos de este tema, pero si leen esto, aprovecho para decir que por favor se enteren ya de una vez que sufro muchísimo. Si no quieren hacerlo por mí ni por ellos, que lo hagan por mi padre, que los tres le adoran y creo que él no debe ser feliz allí arriba viendo la situación entre su mujer y sus hijos", declara.

Lea también - Embargan el sueldo de Kiko Rivera y no es el único: otros famosos asfixiados por Hacienda

Para el marido de Irene Rosales, todo esto es "un malentendido": "Igual que con mis tíos (Antonio, Teresa y José 'Riverita') las diferencias son irreconciliables, lo de mi madre y mis hermanos creo que es un malentendido que tiene solución. A mi modo de ver sí creo que se respetó lo que mi padre dispuso en el testamento, pero mis hermanos creen que no. Ellos reclaman una serie de trajes que yo, desde luego, no he visto nunca, y que mi madre dice que no tiene. Que se sienten, lo hablen y aclaren lo que hay y lo que no hay ¿Que sí lo hay? Pues que se lo mande y ya está. Y si no lo hay, pues que lo solucionen para que por fin podamos sentarnos todos alrededor de una mesa. Y que lo hagan ya, que no esperen más", pide el segundo finalista de GH Dúo.

Sus inicios con las drogas

En su escrito, Kiko también se refiere a su larga relación con el oscuro mundo de las drogas: "Durante 13 años me he refugiado en el oscuro y asqueroso mundo de las drogas, unos años en los que me he hecho muchísimo daño a mí mismo y se lo he hecho también a la gente que más quiero", dice el hijo de la tonadillera, quien desvela que su adicción comenzó durante su estancia en el internado Mayol de Toledo: "No consumí drogas hasta los 18, pero allí empecé a descubrir ese mundo tan sórdido".

Según cuenta, "el principio del fin" llegó cuando se independizó y "un conocido representante" le ofreció "hacer un bolo en la discoteca Pirámide de Castellón": "Acepté para poder saldar la deuda con mi amigo. La etapa más oscura de la vida de Kiko Rivera acababa de empezar", relata.

"No confío en mi hermana"

El hijo de Paquirri tampoco evita hablar de la relación con su hermana Chabelita: "La quiero muchísimo, con locura, pero sus actos hacen que poco a poco se vaya ganando que quiera mantenerla lejos de mi vida. No confío en ella, por muy triste que sea decirlo, y no puedo permitir que a veces hable de mi madre del modo que lo hace. O de mi mujer. O de mi tío. O que pase junto a mi abuela como si fuera un fantasma... No se lo consiento ni se lo consentiré, pero es mi hermana y dejaré de hablarla, pero nunca dejaré de quererla".

Lea también - Kiko Rivera humilla a su hermana y Chabelita acaba llorando: "Pido disculpas"

Como curiosidad, Kiko confiesa que "añora a su padre" a pesar de que murió cuando él tenía siete meses, que "tiene más 'feeling' con Cayetano" que con Fran, que Julián Muñoz siempre le trató "maravillosamente" y que incluso quiso ser cura: "¡Sí, cura! Mi madre siempre me cuenta que el día que se lo dije casi le da algo. Aun así, siempre me dice que me hubiera apoyado si así lo hubiera decidido. La culpa la tuvo un profesor del colegio San Patricio de Madrid, el padre Rayo. Yo le admiraba y quería ser como él: cura. Al final, se me pasó, pero menudo cura se ha perdido la Iglesia", sentencia.







Comentarios 0