elEconomista.es

Isabel Pantoja: su salto light desde el helicóptero y otros privilegios caribeños

25/04/2019 - 11:52

Marinero de luces, el mejor disco de Isabel Pantoja y también el más vendido, se publicó hace ahora casi 34 años, poco después de aquel 26 de septiembre de 1984, cuando España fue testigo directo de la tragedia de la plaza de Pozoblanco, en Córdoba, cuando el toro Avispado desangró la vida a Francisco Rivera y secó la de la tonadillera. Es imposible olvidar la imagen de la viuda Pantoja, sostenida a ambos lados para no caer ahogada en su propio llanto.

Con aquel desgarro que se ha hecho perenne y la ayuda impagable de José Luis Perales, Isabel Pantoja reconstruyó su regreso al trabajo de cantante;  y con la materia prima de aquel dolor y esas lágrimas, el conquense de Y cómo es él edificó su "manual de instrucciones para llorar", como definieron los críticos de la época el álbum de su regreso, más un millón de ejemplares vendidos, una cifra que hoy es imposible pero que le reportaría una fortuna suficiente como para evitar su desesperada participación en Supervivientes.

Si aquel disco era "el patético retrato de una mujer rota por el dolor que espera en la ventana teñida de melancolía y recuerdos", como escribía Ricardo Cantalapiedra, el salto en el helicóptero que protagonizó este jueves es el patético retrato de una mujer arruinada en lo material, desesperada por salvar su hacienda y, por qué no, por recuperar el cariño de aquella España que adoraba a esa madre viuda de 28 años y a su hijo de meses, llamado Paqurrín. Luego se apoyó en las exclusivas para andamiar su fachada económica y mediática.

Lea también: Isabel Pantoja se toma una "pastillita relajante" para volar a Honduras

Muchos años después llegarían los amores de reemplazo, la época de Encarna Sánchez o Mila Ximénez, los escándalos, su hija adoptada, la relación con el corrupto casado Julián Muñoz, la humillación pública, la cárcel y con ello las multas y la ruina económica. Al tiempo, los hijos se le hicieron mayores, igual que los disgustos y las alegrías que le daban: la han hecho feliz abuela.

Doña Ana, su madre, también se ha hecho mayor y su salud ha estado a punto de cortar las alas que han llevado a Isabel Pantoja volando a Honduras.

Ahora Isabel tiene 62 años. Lejos queda aquella brillante carrera no solo en España sino en América. Tampoco es unánime ya el amor que España la profesaba cuando se convirtió en la viuda nacional.

Tras su paso por prisión, y su relación sentimental con el peor alcalde de Marbella, su imagen quedó sepultada y la cicatriz de aquello no se ha borrado de la piel morena que desde este jueves vemos dorarse en las playas caribeñas.

Pantoja es una mujer dura, capaz de levantarse y resucitar una y otra vez, como demuestra el hecho de que esté en Honduras concursando a cambio de un par de millones de euros. Pero está acostumbrada a ciertos lujos, a maquillarse, a darse cremas, a disfrutar de un baño decente... Y a fumar. Porque Isabel Pantoja fuma, y ahora tiene que soportar el mono de quedarse sin su nicotina.

Este jueves España entera aguardaba para verla saltar del helicóptero, un salto que ha batido todos los minutos de oro de todos los políticos en todos los debates. Un dato: Mediaset ha cobrado unos dos millones de euros (el contrato entero de su fichaje por esos dos años) a cambio de los anuncios que dio en ese momento.

El salto light desde el helicóptero

Informalia ha tenido acceso a algunos datos de la negociación entre la tonadillera y el grupo que comanda Paolo Vasile, y el momento del salto desde el helicóptero estaba en alguna cláusula.

En el caso de Isabel, este salto al que antes ya se habían sometido desde Rosa Benito a Mila Ximénez o los hijos de la tonadillera, fue tema de discusión entre las partes. Ella no quería, pero desde Mediaset, conocedores de lo que implica para la audiencia el rito, insistieron. Finalmente, como ya adelantamos, hubo salto, pero como se pudo comprobar, la altura del aparato fue mínima: la distancia al agua apenas superaba el metro, al límite de lo posible. Ya dijimos que haría un salto light, desde poca altura. Otra cosa es que el privilegio se disimulara dejando que el salto fue desde poca altura para otras concursantes, como Chelo García Cortés o las Azúcar Moreno, adaptando la norma al gusto de la principal concursante.

Pero lo que de verdad le preocupa a Isabel Pantoja es la llamada prueba de apnea. No respirar aguantando bajo el agua. Isabel es una amante de la natación, del agua de mar, y hasta puede decirse que disfrutará zambulléndose en el agua caliente del mar Caribe. Pero no soporta dejar de respirar ni unos segundos, por lo que en este asunto tendrá que hacer un paripé.







Comentarios 2

#1
27-04-2019 / 00:34
pizpireta
Puntuación 3   A Favor   En Contra

está a punto de perder la finca, pero dinero para cirugías no le falta. Está recauchutada.Se ha ha arreglado hasta las tetas para ponerse en bañador. Da pena ajena

#2
28-04-2019 / 02:03
Anónimo
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Ahora no podría decir lo de dientes, dientes porque se la llenarían de barros y todo por amor al arte, perdón al dinero aunque no lo diga.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.