elEconomista.es

Camille Gottlieb, hija de Estefanía de Mónaco, pierde 14 kilos y presume de cuerpo

16/04/2019 - 17:17

A punto de cumplir 21 años, la hija pequeña de la princesa Estefanía de Mónaco se ha convertido en el nuevo cisne de Mónaco después de haber pasado toda la infancia soportando un terrible apodo: el patito feo. Así la llamaban sus compañeros y también gran parte de la prensa internacional. Ahora, Camille Gottlieb luce cuerpazo desde las Islas Mauricio después de haber perdido 14 kilos.

Con un bañador negro y una sonrisa de oreja a oreja. Así ha posado la sobrina de Alberto de Mónaco desde las paradisíacas islas Mauricio, donde descansa estos días en compañía de una amiga. Su estilizado físico ha llamado la atención de sus seguidores, que le han preguntado por él. "He perdido catorce kilos debido a un problema de salud, pero a grandes rasgos no practico ningún deporte específico y como con normalidad", ha dicho. Eso sí, parece que le ha gustado su nueva talla y está dispuesta a conservarla: "Cuando vuelva de vacaciones, comenzaré a practicar deporte y a comer muy equilibradamente para estar a tope para este verano".

Lea también: La hija de Estefanía de Mónaco habla de su presunto romance con Kylian Mbappé

Ver esta publicación en Instagram

Sur la plage abandonnée ????????

Una publicación compartida de Camilloush (@camillerosegottlieb) el

La hija de Estefanía de Mónaco es hija de Jean Raymond Gottlieb, guardaespaldas que enamoró a la princesa y de cuya relación nació Camille. A pesar de su parecido con su abuela, la bellísima Grace Kelly, la joven siempre ha lucido un físico más rotundo que el de su hermana Pauline Ducruet o el de su prima, Carlota de Mónaco, por lo que muchos se dirigían a ella como el 'patito feo' del principado.

Pero Camille Gottlieb no es sólo es una mujer bellísima sino fuerte y orgullosa de sí misma, y se ha defendido de todas esas críticas en varias de ocasiones: "He leído en internet algunos comentarios desagradables, insultos y pensamientos son ridículos. Han dicho que mi cara estaba deformada porque sufrí un accidente o algo así, y que me he sometido a una operación de cirugía estética. Están muy equivocados. Tengo 18 años y soy feliz, gracias a Dios, yo no era así cuando era pequeña, al igual que vosotros. (...) No me importa ser la más bella o la más fea de mi familia, ni mucho menos vuestra opinión", dijo en una ocasión en redes sociales.







Comentarios 0