elEconomista.es

Melania Trump y Anne Wintour, en guerra por una portada

15/04/2019 - 12:47

La revista que edita Anne Wintour ha entrevistado y llevado a su portada a las Primeras Damas de Estados Unidos Hillary Clinton y Michelle Obama pero parece que Melania no entra en sus planes. ¿El motivo? Según la famosa directora de Vogue, sólo escogen mujeres "en las que creen". La señora Trump está que trina. 

"Creo que es muy, muy importante defender lo que crees y tener un punto de vista. Nosotros escogemos para la revista perfiles de mujeres en las que creemos (...) Después de la derrota de la secretaria Clinton en 2016, creímos que las mujeres deben tener una posición de liderazgo y tenemos la intención de apoyarlas (...) No creo que este sea un momento en el que no debamos posicionarnos", ha asegurado Anne Wintour.

Lea también: Los dos errores de Melania Trump en el Congreso: la puntualidad y el dress-code

"En Vogue siempre tuvimos la tradición de fotografiar a las Primeras Damas cuando llegaron por primera vez al cargo, a mujeres extraordinarias y maravillosas, y fue un honor fotografiarlas", ha dicho la editora en referencia a Hillary Clinton o Michelle Obama. Melania Trump apareció en la portada de Vogue en 2005 tras su enlace con Donald Trump, pero nunca como mujer del actual presidente de los Estados Unidos, algo que la ha hecho sentir muy molesta, sobre todo después de los comentarios de Wintour.

Stephanie Grisham, portavoz de Melania Trump, ha respondido a la famosa editora: "Estar en la portada de Vogue no define a la señora Trump. Ella ya fue portada de esta revista mucho antes de ser Primera Dama. Su papel como tal y todo lo que hace es mucho más importante que una sesión de fotos y una portada".

La portavoz de Melania también ha cuestionado la profesionalidad de Anne Wintour: "Esto demuestra aún más lo sesgada que es la industria de las revistas de moda y muestra lo insegura y despreocupada que es Anna Wintour (...) Desafortunadamente, la señora Trump está acostumbrada a este tipo de comportamientos".

Ver esta publicación en Instagram

????Speaking exclusively to CNN's Christiane Amanpour in New York, Wintour expressed optimism about the changing media landscape she now finds herself in. "I think we're so fortunate today to have so many different channels in which to speak to our audiences," she said. "If you go back to when I was a young girl growing up in Britain, and (when) I went for my first job, it was considered a great thing if we reached an audience of 90,000 people with a monthly magazine. Now we have, I believe, 22 million followers on Instagram alone at Vogue US. So we are talking to men and women all over the world ... in so many different ways (and) in a way that we couldn't possibly have imagined even 10 years ago, 15 years ago." Wintour was speaking the day after Condé Nast appointed Roger Lynch, former CEO of the music streaming service Pandora, as its first global chief executive. The news came less than six months after the publisher announced that it would merge Condé Nast International (headquartered in London) with Condé Nast (the US arm), a restructuring that also saw the company's CEO, Bob Sauerberg, step down. Rumors around Wintour's potential exit predate the latest upheavals -- and they swirled again last summer. Wagging tongues were once again silenced by Sauerberg's insistence that Vogue's editor-in-chief would stay on "indefinitely." "Anna Wintour is an incredibly talented and creative leader whose influence is beyond measure," Sauerberg's statement read. "She is integral to the future of our company's transformation and has agreed to work with me indefinitely in her role as editor-in-chief, Vogue and artistic director of Condé Nast." (Source-CNN STYLE ??) . . #annawintour

Una publicación compartida de Anna Wintour (@wintourworld) el







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.