elEconomista.es

Sabemos por qué Felipe González desprecia a Pedro Sánchez

12/04/2019 - 20:29

Está de vacaciones en Tánger, pero sigue el devenir de los acontecimientos de la política española con el mismo interés que hace tres décadas. Y lo que está viendo no le gusta. El partido está por encima de cualquier consideración, y aunque ha decidido no hablar mal en público del actual candidato a presidente de Gobierno, no va a hacer campaña por Pedro Sánchez. Y es que Felipe desprecia a Sánchez.

"No siente simpatía por él, de hecho apoyó a Eduardo Madina y a Susana Díaz, pero las relaciones se hubieran podido reconducir si Sánchez hubiese abordado de otra forma el tema de Cataluña", nos cuenta una fuente que conoce bien a Felipe González, quien, a sus 77 años, ha dicho que él está mayor para hacer campaña, y  actualmente se encuentra de vacaciones en Marruecos con su esposa, Mar García Vaquero.

Ni él ni Rubalcaba, ni tampoco Solana, quienes se reúnen de cuando en cuando para analizar la situación del país, están satisfechos con lo bandazos de Sánchez. "No se puede pagar cualquier precio para intentar mantenerse en el poder", asegura nuestra fuente, en alusión a la reforma de la ley de abusos policiales que han sacado adelante PNV y PSE, y que según los sectores conservadores y algunos sindicatos policiales solo persigue blanquear el terrorismo de ETA.

Lea también: Felipe González y su esposa celebran su aniversario de boda

Felipe González tiene, según nuestra fuente " un alto concepto de la unidad del Estado" y aún recuerda que muchos compañeros suyos cayeron abatidos por ETA, por eso no entiende que "Sánchez esté dispuesto a gobernar con Podemos", un partido, cuyo dirigente, en un espacio con el Foro de Nueva Economía, llegó a decir que la violencia de ETA "tiene explicaciones políticas".

No hay que olvidar detalles como que Podemos concurre con Bildu y Geroa Bai en una candidatura conjunta al Senado por Navarra. Carmen Torres es la biógrafa de Sánchez, y acaba de publicar el libro Instinto de Poder con la editorial Esfera de los Libros. Según ha declarado la autora a Vanity Fair, el presidente sigue sin hablarse con Felipe González, y todo por culpa de una supuesta mentira pronunciada en septiembre de 2016. Así lo cuenta: "Cuando Sánchez aseguró a González que se abstendría (para hacer presidente al líder del PP) este se lo transmitió al rey, a Rajoy y a las máximas autoridades del Estado. En el PSOE consideran que las conversaciones con González tienen rango de Estado y el hecho de que el líder después se empecinara en no abstenerse se vio como una falta de respeto intolerable" .

Sánchez tampoco le ha perdonado que le dejara con el culo al aire, como vulgarmente se dice, en público. Felipe González acudió a la cadena Ser y manifestó "A mí me dijo que se abstendría, me siento como si me hubiese engañado". Dos días después le devolvió la bofetada: "En el Felipe de 2016 muchos militantes socialistas ya no nos reconocemos. Ya no es dios. En el 82, sí".

La relación con Zapatero no es mucho mejor. Zapatero tiene muchos defectos a ojos de sus adversarios, pero siempre ha dicho lo que piensa, aún a costa de perjudicar sus intereses. Jamás, al contrario de Sánchez, ha intentado sacar partido de su vida privada.

Más bien al contrario. Su esposa, Sonsoles Espinosa, siempre mantuvo un perfil muy bajo, en contraposición con la esposa de Sánchez, Begoña Gómez, la Jackie Kennedy española.

Zapatero aún no entiende cómo supo cambiarle el rumbo a los españoles sin pedir permiso. Envidia, cuentan, "su astucia y su habilidad para manejar el riesgo calculado, para salir airoso de cualquier envite", pero no le tiene mala fé.

Aunque apoyó a Susana Díez en las primarias, se han reconciliado plenamente. Es más, se muestra muy cercano a Pedro Sánchez en relación con sus actitudes hacia el independentismo catalán,y así lo manifiesta en las entrevistas que ha concedido. Cuentan que habría estado dispuesto a hacer campaña si el partido se lo hubiera exigido, pero Sánchez considera que no lo necesita. Ha rehusado su ayuda. Si acaso, tendrá una presencia menor en algún mitin en León, ya al final.

Felipe González, por el contrario, ha dejado muy claro que no está dispuesto a mover un dedo por Sánchez. Cuando le preguntaron si le habían invitado, respondió: "Afortunadamente, no" y bromeó sobre que no tenía edad ya para hacer este tipo de cosas.

Y Pedro cree que se basta solo. Está firmemente convencido de que va a contar con el llamado voto útil de la izquierda que, considera, se va a lanzar en tromba a las urnas para pararle los pies a Vox.Pero hay quien piensa que no las tiene todas consigo: Felipe González ya no será "Dios" y de Zapatero nadie se acuerda, pero mantener algún tipo de anclaje con el pasado para no zozobrar nunca está de más. Los arcángeles, aunque sean bisoños o caídos, siempre vienen bien en la foto.







Comentarios 1

#1
14-04-2019 / 11:44
Serafin
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Cualquier persona que tenga un poco de honradez no se acerca a este personaje , embustero, embaucador, sin escrúpulos capaz de engañar a su propia madre , este personaje pasara a la historia por ser mas falso que el flautista de Amelin , mensaje a su partido: todo lo que toca el OKUPA se corrompe , limpien el partido de esta mierda .


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.