elEconomista.es

Doña Letizia visita un convento de monjas por sorpresa

12/04/2019 - 13:26

La reina Letizia visitó este jueves Lerma, un municipio de Burgos que acoge la nueva edición de la exposición artesacro la Fundación Las edades del Hombre, llamado 'Angeli'. Doña Leticia fue recibida por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Al finalizar, la reina consorte aprovechó el viaje para visitar a las monjas dominicas del Monasterio de San Blas, en un acto sorprendente y que supuso una gran felicidad a las feligresas.

Ellas mismas han expresado su alegría en Instagram: "Fueron unos minutos con Doña Letizia, pero muy intensos. Lo que nos encontramos fue... ¡una persona! Pasó a saludarnos a cada una, te miraba a los ojos, nos preguntaba cómo estábamos, nos dio las gracias por escribir desde el amor y ayudar a tantas personas... Nos encontramos con una persona con corazón, sencilla y cercana", han escrito en Instagram junto a una imagen con la reina.

Lea también: Juan Carlos y Sofía deciden romper relaciones con su nuera, la reina Letizia

Además, las monjas han compartido una serie de instantáneas con Letizia y una bonita carta, agradeciendo su especial visita. Las religiosas, además, quisieron tener un detalle con la reina y le regalaron un libro titulado 'Si no puedes perdonar, esto es para ti', y escrito por la Madre Maestra, sor Leticia.

En la misiva, que reproducimos a continuación, las monjas desvelan que llamaron a Zarzuela cuando se enteraron que Letizia iba a visitar Lerma: "Parecía una locura, ¡pero nos lanzamos a ello!", dice, pero les dijeron que no era posible. El miércoles, en cambio, todo cambió: "A primera hora de la mañana, nos comunicaron que, al acabar la inauguración, vendrían al convento a saludar. Imagina los nervios, pues, la verdad, con tanto protocolo como habíamos hecho, la persona de la Reina Letizia se nos quedaba un poco lejana e inaccesible".

La visita fue una bendición para ellas, quienes animan a todos a mirar el corazón de la persona y su esencia antes que el puesto que ocupa.

La carta, íntegra

"HASTA EL CORAZÓN

Hace una semana nos comunicaron que la Reina Letizia vendría a Lerma a inaugurar la Exposición de las Edades del Hombre. Invitaron a la Priora a asistir al acto, pero, como nosotras somos monjas contemplativas, la Priora les contestó con mucho cariño que le acompañábamos con nuestra oración.

Sin embargo, hablando sobre esto, se nos ocurrió la idea de llamar a la Zarzuela y preguntar si podíamos pedir que la Reina Letizia viniera al Monasterio. Parecía una locura, ¡pero nos lanzamos a ello!

Llamamos y, muy amablemente, nos indicaron que teníamos que escribir una carta de protocolo solicitándolo. ¡Ufff, menudo lío!

Sin embargo, lo cierto es que nuestro objetivo era hacer llegar a la Reina nuestra oración y cercanía, y esa carta era nuestra oportunidad. Así pues, nos animamos y escribimos invitando a la Reina a nuestro Monasterio, pero, sobre todo, compartiéndole nuestra oración por ella y su familia.

Al poco, desde Protocolo nos contestaron con una carta muy cercana y una foto, aunque indicándonos que no era posible la visita.

Pero, ayer, a primera hora de la mañana, nos comunicaron que, al acabar la inauguración, vendrían al convento a saludar. Imagina los nervios, pues, la verdad, con tanto protocolo como habíamos hecho, la persona de la Reina Letizia se nos quedaba un poco lejana e inaccesible.

Sin embargo, cuando llegó, lo que nos encontramos fue... ¡una persona! Pasó a saludarnos a cada una, te miraba a los ojos, nos preguntaba cómo estábamos, nos dio las gracias por escribir desde el amor y ayudar a tantas personas... Nos encontramos con una persona con corazón, sencilla y cercana.

Jesús miraba el corazón, miraba a los ojos de cada uno, veía a las personas, miraba más allá de lo que eran, veía su vida, lo que tenían detrás: una familia, un trabajo... Acogía a todos y les ofrecía su sanación y su salvación.

Cuántas veces en nuestro jefe, médico, Decano, Priora, director, Coronel, Obispo... vemos el cargo que ocupan, pero no vemos que detrás hay una persona, una persona con un corazón, con una familia, con unos amigos, con unas ilusiones, sufrimientos, gozos. En realidad, un corazón latiendo. Y eso es lo que ayer descubrimos en la Reina Letizia, y, a ella en persona, como a todos los que se acercan a nuestro Monasterio, le hemos ofrecido nuestra oración y nuestro cariño.

Hoy el reto del amor es tener un gesto de cercanía y amor hacia esa persona que está en este momento haciendo un servicio. No la mires con los ojos de que es tu jefe, o médico... sino mírala como persona, y acércate. Descubrirás el Amor".







Comentarios 0