elEconomista.es

El Rey Juan Carlos sufre cáncer de piel: todo sobre el carcinoma basocelular

10/04/2019 - 9:48

El emérito apareció hace unos días con un ojo morado del que ni él ni su entorno quisieron dar muchos detalles: "He tenido que someterme a una pequeña operación", dijo entonces. Este miércoles, sabemos que el rey Juan Carlos (81) sufre un carcinoma basocelular, el cáncer de piel más habitual.

El carcinoma basocelular representa aproximadamente el 80% de los tumores malignos cutáneos. Suele aparecer en zonas que están expuestas al sol, como la cabeza y el cuello. En el caso del rey Juan Carlos, ha sido muy cerca del ojo. Se presenta en forma de bulto transparente o rosado, una mancha oscura, una marca blanquecina similar a una cicatriz o incluso una herida que no termina de curarse. Su causa es la mutación en el ADN de las células basales de la piel, que provoca la multiplicación y crecimiento de células basales que, normalmente, morirían. Con el tiempo, la acumulación de células anormales forma un tumor canceroso y la lesión aparece en la piel.

Lea también: El rey Juan Carlos, intervenido de un carcinoma basocelular, un tipo de cáncer de piel

Las causas del carcinoma

Según los expertos, una gran cantidad del daño al ADN de las células basales se debe a la radiación ultravioleta que se encuentra en la luz solar, aunque también se contemplan otras como radioterapia, piel clara, antecedentes familiares o la ingesta de fármacos inmunosupresores. Por lo general, además, son más propensos a sufrirlo los hombres y en edades superiores a los 50 años.

Hay formas muy eficaces de atajarlo, aunque puede sufrir complicaciones o una evolución negativa que derive en carcinomas mucho más agresivos, como el carcinoma escamoso, o incluso extenderse e invadir tejidos, músculos, nervios y huesos cercanos. Una vez detectado, las recomendaciones a seguir son claras: evitar la exposición solar, usar protección solar todo el año, usar prendas protectoras (en el caso del rey Juan Carlos, sombreros o gorras) y renunciar a cámaras solares.

Lea también: El rey Juan Carlos aparece con un ojo morado en la presentación de los carteles de San Isidro

Distintos tratamientos

Existen muchos tratamientos para el carcinoma basocelular que dependerán del tipo, la ubicación y el tamaño del cáncer, incluso si se trata del primero o es un cáncer recurrente: electrodesecación y curetaje (se retira con bisturí y se raspa), escisión quirúrgica (se extirpa la zona afectada y la sana que la rodea), congelación (con nitrógeno líquido) y cirugía de Mohs, que suele utilizarse en los carcinomas del rostro, como el que sufre el rey Juan Carlos: el médico retira las células cancerosas capa por capa y examina cada una en el microscopio hasta que no queden células anormales. Esto permite extraer todo el tumor y solo una muy pequeña cantidad de tejido sano. Si el cáncer es muy agresivo, se aplica también radioterapia.







Comentarios 0