elEconomista.es

Sarah Ferguson y el príncipe Andrés: las pruebas de su reconciliación

2/04/2019 - 16:13

Los padres de las princesas Eugenia y Beatriz pasaron juntos el fin de semana en Baréin con la segunda de sus hijas y el novio de esta para disfrutar del Gran Premio de Fórmula 1. La complicidad entre ellos no pasó desapercibida y los rumores sobre una posible reconciliación ya llenan los tabloides británicos.

El príncipe Andrés fue invitado personalmente por el rey Hamad bin Isa Al Jalifa a disfrutar de las bondades de su país y tanto su ex mujer, Sarah Ferguson, como su hija, la princesa Beatriz, decidieron acompañarle. También se unió a la comitiva el novio de esta, Edoardo Mapelli Mozzi. Los cuatro derrochaban felicidad y buen rollo y los medios han comenzado a tirar del hilo.

Una persona cercana al hijo y la ex nuera de Isabel II ha contado en The Daily Mail que "Andrés y Sarah son prácticamente inseparables hoy en día. Siempre han sido la pareja de divorciados más felices que se ha conocido nunca, pero ahora parece haber algo más entre ellos".

Lea también: Sarah Ferguson y su ex suegro, el duque de Edimburgo, sacan la bandera blanca en la boda de Eugenia

Los rumores sobre su supuesta reconciliación surgieron hace varios meses, pero la escapada de este fin de semana parece confirmarlos: según el citado diario, Sarah Ferguson fue invitada como "pareja oficial" del príncipe Andrés y así la registró el hotel Ritz-Carlton donde se alojaron los cuatro. Como era de esperar, el representante de Ferguson lo ha negado: "Solo son amigos".

Algunos apuntan a que el entorno del matrimonio, que se divorció en 1996, no acepta esta reconciliación, especialmente el padre de Andrés, el duque de Edimburgo, que nunca tuvo una buena relación con la madre de sus nietas. No obstante, la situación cambió para ellos con el nacimiento de Luis, el tercer hijo de los duques de Cambridge, pues Andrés pasó al séptimo lugar en la línea de sucesión al trono y sólo los seis primeros miembros de esa 'lista' deben tener el permiso de la reina para contraer matrimonio. Ahora, ellos ya son libres para darse el "sí, quiero" sin la bendición de Isabel II.







Comentarios 0