elEconomista.es

Asistimos a la boda de Alonso Guerrero, el primer marido de la reina Letizia

31/03/2019 - 22:13

Alonso Guerrero y María Dolores Corrales ya son marido y mujer. El ex marido de la reina Letizia contrajo matrimonio con su novia de juventud este sábado. Se trata de su segunda boda por lo civil. Informalia ha estado allí y tenemos todos los detalles sobre el enlace y el banquete posterior.

No son famosos por sí mismos, pero sobre ellos recae la fama infusa que les transmite nada más y nada menos que una reina de España. Alonso Guerrero se ha casado con uno de los dos grandes amores de su vida, María Dolores Corrales, más conocida como Mailo, una de las mujeres más bellas de Granja de Torrehermosa, un pequeño pueblo situado en la campiña sur de Extremadura. Mailo estaba bellísima. Vestía un traje sin mangas con cuerpo bordado en pedrería y una falda malva con una pequeña cola. Sencillamente perfecta.

Lea también: Alonso Guerrero, el primer marido de la reina Letizia, se casa de nuevo

Más discutible era el look del novio: pajarita roja a juego con un anillo con rubí en su mano derecha y traje con un enorme adorno de flores silvestres en el ojal, colocado con muy poca gracia. De lejos las florecillas parecían huesos de pollo. Alonso, que no es muy de corbatas, parecía un niño americano nervioso el día de su fiesta en el instituto.

La boda fue por lo civil, a las siete en punto de la tarde, y estaba previsto que el banquete, para 51 comensales, tuviera lugar en la Hacienda Don Manuel, un hotel resort con piscina, arquitectura extremeña y un enorme salón de bodas exterior, ubicado en Granja. Los invitados estaban citados allí, pero hubo cambio de última hora. No se esperaban los contrayentes, afirma gente del pueblo de la novia, tanto "moscón".

Varios reporteros se habían desplazado a la localidad pacense para inmortalizar a los novios. Alonso, molesto y visiblemente nervioso, cambió la ubicación del lugar a última hora, lo que hizo pensar a algunos que estaba protegiendo una exclusiva. Probablemente solo quería proteger su intimidad pero habrá que esperar al miércoles para saber la verdad. El banquete nupcial tuvo lugar en Azuaga.

Aunque se ha publicado que la novia es de allí, nada más lejos de la realidad: simplemente estudió en el instituto de la localidad pacense y, tal y como publicó Informalia, no coincidió con Alonso Guerrrero en las aulas de secundaria ni tampoco durante la EGB. Alonso y Mailo no han querido rendir ningún homenaje a su pasado. Simplemente querían despistar a los reporteros, algunos de ellos alojados incluso en el hotel de la Hacienda Don Manuel.

Dieron el cambiazo con el restaurante La Dehesa de Azuaga y no comieron perdices, sino un menú de casi 100 euros cuya factura final para los 51 invitados, con barra libre incluida y bailoteo, no superó los 5.000 euros. Abajo, la imagen de los salones, muy grandes para una boda con tan pocos asistentes. Contaban con una ventaja para semejante cambio logístico: este restaurante alquila el resort para servir sus banquetes. Tienen acuerdos entre ellos y la distancia entre Azuaga y Granja de Torrehermosa no supera los 11 kilómetros, apenas 10 minutos en coche. Pero la boda pudo haber sido un desastre con tanto cambio. Afortunadamente, no lo fue. 

A pesar de los tejemanejes y el retraso, los invitados no quedaron defraudados con los cambios de última hora. El restaurante está considerado el mejor de la Comarca Sur de Extremadura por la calidad de su oferta gastronómica. Tiene varios premios nacionales. Los novios y sus invitados llegaron a las nueve y media de la noche.  

Un menú de lujo: retinto, jamón ibérico y mucho marisco

La comida fue muy abundante. Los novios y sus invitados se pusieron tan morados como las tonalidades que predominan en la decoración del restaurante. De primero, entremeses, con mucho jamón ibérico de la zona, quesos variados y una gran mariscada.

En el segundo plato iban sobre seguro con una de las especialidade de la casa: solomillo de retinto con foie de oca y reducción de Pedro Ximénez. 

De postre, pudin de castaña reducido con helado de turrón casero, de origen mozárabe. El menú estuvo regado con blanco extremeño y de tinto, Pago de Carraovejas. Por supuesto, para el "¡Vivan los novios!" que gritaron los invitados a los contrayentes, se sirvió cava Vía de la Plata, una alternativa a los cavas catalanes que está adquiriendo mucho nombre en toda España. Se elabora en Almendralejo, el pueblo donde el novio se casó con Letizia un siete de agosto de 1998. Por cierto, fue mucho más abundante que el que se sirvió en la boda de los Reyes. El presidente de Cantabria afirmó que se murió de hambre, y hasta el rey Juan Carlos le dio la razón en privado. 

Los invitados a la boda de Alonso y Mailo, amigos íntimos y familiares muy cercanos, estuvieron bailando hasta las cuatro y media de la madrugada. Al novio no le cortaron la pajarita, pero no hubiera estado mal. 

Alonso Guerrero tiene 56 años, solo dos más que su esposa, que no aparenta en absoluto los 54 que tiene. Alta, delgada, morena y muy expresiva, es toda una belleza. Es jefa de estudios en un instituto de Badajoz, pero cuando era jovencita era la jefa de las majorettes y actuaba con sus compañeras no solo en su pueblo, sino en casi todos los de la zona. Ha estado casada en primeras nupcias con Javier Luna, actual secretario general de Empleo de la Junta de Extremadura. Con él tuvo dos hijas. Alonso Guerrero no ha sido padre ni con la reina Letizia ni tampoco con Carmen Astero, la mujer con la que mantuvo una larga relación hasta hace aproximadamente dos años.







Comentarios 0