elEconomista.es

Marcos de Quinto, de Coca-Cola a la política: el nuevo Risto Mejide de Ciudadanos

18/03/2019 - 10:40

¿Pirómano de las redes o narcisista patológico? Marcos de Quinto se ha convertido en el fichaje más importante de Albert Rivera y los enemigos de Ciudadanos no cesan de verter calificativos negativos sobre el ex vicepresidente de Coca Cola. El Risto Mejide del mundo empresarial, gran amigo suyo, por cierto, tiene una cara B que casi nadie conoce. Y de ella pueden hablar sus innumerables conquistas: es tierno, enamoradizo y muy detallista.

Vive a caballo entre Lisboa, Torrelodones, Nueva York y Pajaroncillo, en las inmediaciones de Cuenca. Allí tiene une chalet con cabras, cabritos, un burro y gallinas a las que da personalmente de comer. Hasta cultiva miel de romero que luego regala a sus amigos y también comercializa a pequeña escala.

Fue precisamente en Cuenca donde contrajo matrimonio con la bellísima soprano Angélica de la Riva, tras un noviazgo que duró menos de nueve meses. Ahora está embarazada. Fue el suyo un enlace que congregó a más de cuatrocientos invitados. El empresario, agitador del 15M, se casó por la Iglesia, nada menos que en la Catedral y luego celebró el banquete en el parador de la ciudad. Fue una boda muy tradicional, con chaqué y la novia vestida de blanco, damitas de honor, flores de azahar y Laura Escanes colgando fotos en las redes.

Leer también: El ex vicepresidente de Coca Cola, Marcos de Quinto, espera un hijo con la soprano Angélica de la Riva

De Quinto ya estuvo casado con Elena Mangada, directora financiera y controller de la productora de Fernando Colomo, una licenciada en filología clásica que ha trabajado siempre en el mundo del cine. Con ella tuvo tres hijos que orillan la treintena. Tras la separación inició un largo noviazgo con Teresa Viejo. Fue una relación apasionada. La periodista nunca ha ocultado la importancia que tiene el sexo para ella. Escribió un libro muy revelador y pese a hablar en televisión sobre las bondades de las bolas chinas, escribió un artículo en el 2007 en el que afirmaba literalmente que "para juguete no hay como el sagrado y siempre inacabable cuerpo ajeno".

La ex directora de Interviú consiguió, dentro de lo que cabe, meter en el redil a su pareja. Estuvieron juntos seis años, concretamente en el periodo comprendido entre 2005 y 2011. Luego llegarían un sinfín de novias, entre ellas la diseñadora de joyas Candela Sastre, hermana de Inés Sastre, con quien aguantó dos años. A punto estuvieron de casarse.

Sus enemigos lo califican de depredador sexual: "Un hombre al que le gustan mucho las mujeres, cuanto más jóvenes mejor", ha confesado una fuente del mundo empresarial a Informalia. Los que le aprecian tienen una idea muy distinta sobre él: "Es dulce, cariñoso, detallista y muy, muy tierno. Cuando se enamora lo hace de verdad, aunque le dure el enamoramiento dos días. Fueron muchas las mujeres a las que presentó como sus novias en Coca Cola, las llevaba a los eventos y luego ya… a otra cosa, mariposa". Los que le conocen lo definen como "un genio loco, un tipo muy brillante que cuidaba como nadie a las personas que estaban a sus órdenes, aunque los de prensa sufrieran riesgos cardiovasculares irreversibles cada vez que colgaba un tweet. Seguramente aún no se habrán repuesto".

De él se dicen también muchas maldades, algunas ciertas, como que aparcaba su BMW X5, un auténtico tanque, en las calles adyacentes antes de acercarse con una bicicleta a las concentraciones a favor del medio ambiente: "Todo por la foto". También hay otras más dudosas, como las supuestas explicaciones que daba sobre sus múltiples domicilios. Cuentan que decía que estaba amenazado por ETA.

Cuando Dignidad y Justicia escribió una carta al presidente de Coca Cola España pidiendo que retiraran un anuncio protagonizado por Gotzón Sánchez, simpatizante de los presos de ETA, Marcos de Quinto criticó a Marcos Portero, presidente de Dignidad y Justicia, por no avisar a Coca Cola, por criticarlos y por agradecer una retirada que nunca existió. Incluso hizo que el delegado en la zona norte pidiera disculpas al actor y se ofrecieron a ayudarle en todo lo que necesitara. Es más, en un tweet dijo: "Nunca hemos pedido certificado ideológico a los actores que contratan nuestras agencias. ¿Deberíamos?... Creo que no". 

Albert Rivera le ha fichado y los que le conocen se preguntan cuánto durará el interés de Marcos por la política. Siempre, cuenta alguien que le conoce, se definió como alguien con "cero interés político" y un acérrimo defensor del pensamiento libre: "¿Y si le dura lo mismo que el interés por cualquiera de sus muchas ex novias?". Y añaden: "Para estar en política hace falta saber mentir, y él no sabe". 

Por dinero está claro que no está. En Lisboa, donde pasa la mayor parte de su tiempo, el mayor influencer del marketing lleva una vida digna de un emperador. Solo en el 2016 percibió, según fuentes de la compañía, siete millones de euros. Su salario fijo, sin incentivos, era de 778.000 dólares. Podría volver a dirigir una multinacional, siempre que no fuera uno de los competidores de Coca Cola. La compañía de refrescos señaló que eran siete: PepsiCo, Dr. Pepper Snapple Group, Nestlé, Danone, Kraft Foods, Unilever y Cott Corporation.

Marcos no se ha complicado la vida. Ha optado por una solución que puede servirle para hacer lo que según sus detractores, mejor hace: vender su imagen. Coincidencias de la vida, su 'jefe', el número uno, está también con una cantante, Malú. No tiene voz de soprano como Angélica, sino de Mezzo… Y lo suyo es el pop rock, la balada y el flamenco.

Leer también: Albert Rivera sobre su relación con Malú: "Yo no hablo de mi colchón".

A De Quinto le gusta la música, pero mucho más las motos. Ha corrido el París Dakar tanto en moto, cuando era más joven, como en coche, con su gran amigo Plaza. Adora Marruecos, de hecho invitó a un gran número de miembros de su equipo en Coca Cola a un viaje para que conocieran el país magrebí.

El hombre que llegó a decir que no bebía calimocho "para no estropear la Coca Cola y no el vino", es, afirman, un hombre generoso. De otra opinión son los muchos enemigos que dejó en el IBEX. Lo tachaban de advenedizo, le reprochaban que se permitiera dar lecciones cuando ocupaba la presidencia de Coca Cola Iberia que, en el fondo, "no era más que una embotelladora". Tras 35 años en la compañía llegó a lo más alto, fue elegido vicepresidente mundial en el año 2015, tras ejercer los cargos de vicepresidente de la división europea de The Coca-Cola Company y director global de marketing. Relevó nada más y nada menos que a un peso pesado del mundo del marketing, Joe Tripodi, que consiguió situar a la multinacional en los primeros puestos del ranking anual de las marcas más valiosas del mundo de Interbrand. 

Cuentan que salió del puesto como "el rosario de la aurora". Que sabe mandar, pero no obedecer. Que su talento y su brillantez y la velocidad de sus conexiones neuronales no siempre son bien entendidas, especialmente por los americanos, en el trato directo. La empresa en el comunicado se limitó a resaltar que "ha sido responsable de un resurgimiento en la calidad de la publicidad de Coca-Cola". ¿Qué ha buscado Albert Rivera con este fichaje? ¿El mejor experto en marketing del mundo 'de gratis'? Javier González, secretario general del Colegio de Politólogos y Sociólogos, nos ha dado la siguiente opinión: "Ciudadanos se basa en una estrategia de marketing político más que en una base ideológica fuerte, capaz de construir sobre unas ideas de futuro. Va dando bandazos. Toma posición en función de los acontecimientos y obtiene un rédito inmediato. Lo malo es que los compromisos políticos pueden ser, a veces, también, muy fugaces". 







Comentarios 3

#1
20-03-2019 / 08:19
lameculos
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Como lameis el culo a los de siempre

#2
20-03-2019 / 10:01
fisicoguay
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Una finca con cabritos y un burro...jajaja, me encanta cómo eliges las palabras Sara.

#3
20-03-2019 / 10:06
fisicoguay
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Una finca con cabritos y un burro....¡Me encanta cómo eliges las palabras, Sara! ;)