elEconomista.es

Amal Clooney se viste de novia en Buckingham Palace

13/03/2019 - 13:12

Amal Clooney (41) y su marido, George Clooney (57), fueron invitados por parte de la familia real británica a una cena de gala en Buckingham Palace, que tuvo lugar este martes. La conocida abogada asistió al evento con un precioso vestido largo de color blanco de la temporada primavera 2007 del diseñador Jean-Louis Scherrer, fallecido el 20 de junio de 2013.

Amal apostó por la capa que acompañaba al vestido y cubría parte de uno de sus hombros. Se trata de un vestido con escote palabra de honor y fruncido bajo el pecho. La abogada lució la melena a un lado con ondas marcadas, un clutch metalizado y unos pequeños pendientes de brillantes.

Lea también: Amal Clooney, la otra estrella de la ceremonia del Nobel de la Paz

El estilo retro de los años 40 es un recurso muy habitual en Amal Clooney. En los Globos de Oro, la abogada lució un vestido muy entallado de color negro y unos guantes de satén blanco que dejó a todos los asistentes boquiabiertos.

A la cena benéfica de The Prince's Trust también acudieron estrellas británicas como Benedict Cumberbatch (42), Chiwetel Ejiofor (41), Luke Evans (39), Josh Hartnett (40) y su pareja y la actriz británica Tamsin Egerton (30). Este acto se celebra desde 1976. The Prince's Trust es una fundación creada por el Príncipe de Gales (70) y Frederick John Pervin para ayudar a las personas jóvenes más necesitadas.

La estrecha relación que mantiene la familia Clooney con la Casa Real británica es más que evidente. De hecho, Amal Clooney ayudó a preparar el baby shower de la duquesa de Sussex (37), celebrado a mediados de febrero de este año en Nueva York y será una de las madrinas de su hijo cuando nazca.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.