Actualidad

Abogada, casada y con un hijo: así es María, la hija de Eduardo Zaplana imputada por presunto blanqueo de capitales

La jueza que instruye el Caso Erial ha imputado a la hija de Eduardo Zaplana por supuesto blanqueo de capitales y también al marido de esta, el empresario Luis Iglesias, sobrino político del director manchego Pedro Almodóvar. Un nuevo mazazo para la familia, que hace sólo unas semanas celebraba la condicional del ex ministro del PP, enfermo de leucemia.

María y Luis se casaron hace ya seis años en una ceremonia civil y muy discreta a la que asistieron un escogido número de familiares y amigos entre los que no se encontraba Almodóvar. Lo celebraron en el restaurante Horcher, uno de los mejores de Madrid, y desde entonces comparten cama y colchón en un gran piso situado en Puerta de Hierro, muy cerca de la residencia de Isabel Preysler. Tienen una hija, a la que hay que sumar otras dos niñas que Iglesias aportó a este matrimonio de una relación anterior.

Leer también: Zaplana, el político más simpático y ligón

María es la hija pequeña de matrimonio Zaplana-Barceló, fue reina de los Juegos Florales de 2004 en Valencia y es abogada. Su marido, Luis Iglesias, es nieto del ex director general del Banco Ibérico y primo de la socialité Cuqui Fierro. Estudio en Eton, donde se instruyen los miembros de la Casa Real británica, y ha hecho negocios con Alfonso Mato García-Ansorena (joyería Ansorena), Javier Revuelta (Teléfonica) y Oleguer Pujol Ferrusola, entre otros.

Leer también: Rosa Barceló, la mujer que cuida a Zaplana fuera de prisión 

Las investigaciones por parte de la Unidad de Crimen Organizado desvelan que María recibió varias donaciones por parte de sus padres (340.000 euros en julio de 2009) o que adquirió vehículos de alta gama que difícilmente habría podido permitirse con un sueldo mileurista, tal y como ella declaraba a la Agencia Tributaria. Además, en los meses previos a la detención de su padre, María Zaplana, quien trabaja como asesora en la Secretaría de Estado de Turismo, quintuplicó su patrimonio inmobiliario. El matrimonio formado por María Zaplana y Luis Iglesias posee un local y una vivienda en Mahón, así como una finca de 83 hectáreas.

Pero María no es la única. Rosa, la primogénita de Eduardo Zaplana y Rosa Barceló, también está en el punto de mira de los investigadores, pues también recibió diferentes donaciones por parte de sus padres que utilizó para adquirir inmuebles y coches de alta gama. Las dos hermanas se han convertido en el principal apoyo de Rosa, su madre, enferma de cáncer, al igual que Zaplana.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Don Corleone
A Favor
En Contra

La mafia es la mafia, o de tal palo, tal astilla.

De cómo robar a manos llena al rebaño de borregos de este país por la gracia de Dios, la constitución y demás chorradas.

Puntuación 7
#1
Hace años que era vozpopuli
A Favor
En Contra

Supongo que de todo lo robado, ha salido el casoplón de la Cala de Benidorm, que por cierto estaba en litigios ,por robar parte de la parcela al vecino.

Puntuación 3
#2
A Favor
En Contra

Un auténtico encanto de familia ejemplar.....como tantas otras!!!!

Puntuación 0
#3