elEconomista.es

Marta Ortega sorprende con unas botas militares de 1.000 euros en ARCO

28/02/2019 - 11:07

Este miércoles comenzó la nueva edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, más conocida como ARCO Madrid 2019, y como es habitual, los personajes más conocidos de la sociedad española se pasaron para contemplar las creaciones más rompedoras de los últimos meses.

Unos de los primeros en llegar fueron Marta Ortega (35), hija del empresario español Amancio Ortega y su marido Carlos Torretta, hijo del diseñador Roberto Torretta.

Acudieron vestidos de forma casual y en el look de Marta destacaron unas botas militares de la firma R13, cuyo precio alcanza los 950 euros. La heredera de Inditex y su chico se encontraron con Roberto Torretta, que estuvo muy cariñoso con su nuera.

Otro de los rostros conocidos que asistió a la inauguración fue Isabel Preysler, que horas después disfrutó de una cena de gala en el palacio real. Acompañada de su actual pareja, el prestigioso escritor Mario Vargas Llosa, la reina de corazones lució una camisa de estampado floral y un precioso abrigo largo de color rosa palo.

La modelo Nieves Álvarez y la actriz Amaia Salamanca tampoco quisieron perderse el inicio de la 38 edición ARCO Madrid. Mientras que la modelo lució un mono total black, la actriz sorprendió con un look muy sport y un rubio platino.

El hijo de la baronesa Thyssen, Borja Thyssen, acudió junto a su mujer, Blanca Cuesta, que se ha convertido en una de las artistas españolas contemporáneas más relevantes. 

La periodista y escritora Fiona Ferrer y su novio, el empresario sevillano Javier Fal-Conde, también estuvieron presentes en la inauguración del evento.

La inauguración de ARCO Madrid también contó con la presencia de personajes públicos como el diseñador Juan Avellaneda o la actriz Juana Acosta, entre otros.

Este jueves, los reyes Felipe VI y Letizia han inaugurado la feria ARCO aunque su recorrido no incluye un encuentro con el polémico 'ninot' de Felipe VI. La obra de Santiago Serra y Eugenio Merino mide cuatro metros de alto, tiene un precio de 200.000 euros y la persona que la adquiera asume un compromiso con los autores: debe quemarla y dejar al descubierto la calavera que contiene.







Comentarios 0