elEconomista.es

Al descubierto la cara oculta de Matilde Solís, madre del futuro duque de Alba

22/02/2019 - 13:55

La ex mujer de Carlos Fitz-James Stuart, actual duque de Alba, y madre de Fernando, su heredero, ha ocupado la primera plana de una conocida revista y ha mostrado su cara más desconocida hasta el momento. A sus 56 años, ha asegurado: "Soy una rebelde".

Los sucesos más felices y también los más amargos de su vida se han convertido en portada de revistas durante más de tres décadas, pero esta es la primera vez que Matilde Solís decide ser la protagonista. El responsable ha sido Josie, colaborador de Harper's Bazaar, que conoció a su nueva musa en la boda de Fernando Fitz-James y Sofía Palazuelo, en la que ella ejerció de madrina. Lejos de sus pantalones y sus zapatos planos, el estilista la ha vestido de Givenchy, Jantaminiau, Oliva, Dolce & Gabbana o Pedro del Hierro y la ha invitado a repasar su vida bajo un halo de glamour: "De niñas teníamos muy poca ropa, pero buena. Nos educaron en la sobriedad. Mis padres fueron estrictos en su educación y austeros en lo material, pero siempre un apoyo incondicional en los momentos clave y además muy espléndidos cuando había que serlo".

Hija de dos reconocidos miembros del Opus Dei (su padre era Fernando de Solís-Beaumont y Atienza, ex presidente del Banco de Andalucía, ex consejero del Banco Popular y ex miembro de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla), es la décima de 11 hermanos, seis de ellos mujeres, y está orgullosa de todos ellos: "Venir de una familia numerosa imprime carácter y este hecho ha despertado en nosotras una forma de estar en el mundo y de desarrollar unos valores que considero fundamentales para vivir, como la paciencia o la generosidad".

Fumadora empedernida, asegura que es una rebelde, que duerme siete horas, se pirra por el color negro, lee García Lorca e Indro Montanelli y se reencarnaría en la flor de un naranjo. La madre del futuro duque de Alba escucha a David Bowie y Nirvana, consulta el National Geographic, ve en bucle Doctor en Alaska, es adicta al café y duerme siempre con pijama de hombre, aunque no haya ninguno en su vida desde hace décadas.

Contrajo matrimonio con el entonces duque de Huéscar y actual duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart. Tras convertirse en madre de dos hijos, Fernando y Carlos, cayó en una profunda depresión. En 1999, intentó suicidarse y su vida dio un giro cuando entró en la consulta del psiquiatra, Javier Criado, a quien Solís denunció por abusos sexuales en noviembre de 2017: "Es a él a quien debería darle vergüenza, yo no voy a avergonzarme más. Abusó de mí durante seis meses", dijo.

Tras su divorcio, un año después de su intento de suicidio, Matilde rehízo su vida con Borja Moreno-Santamaría, con quien se casó tras quedarse embarazada. La pareja se rompió cuatro años después. Los años le han dado serenidad a la aristócrata, que renació como el Ave Fénix el pasado 6 de octubre, cuando acompañó a su hijo Fernando Fitz-James al altar vestida con un fantástico Caprile con mantilla y la tiara de su bisabuela en forma de collar.







Comentarios 0