elEconomista.es

BAFTA: Irina Shayk se marca un Kardashian y Margot Robbie reina con su vestidazo de Chanel

11/02/2019 - 10:07

Londres se convirtió este viernes en la capital del cine con la celebración de la 72º edición de los premios BAFTA. Un año más pasearon por la alfombra roja las actrices y los actores más destacados del séptimo arte, todos vestidos con sus mejores galas. En esta ocasión, el protagonismo fue para una imponente Margot Robbie. La sorpresa fue Irina Shayk, que apostó por un sobrio esmoquin y prescindió de la ropa interior.

Margot Robbie se coronó en indiscutible reina de la noche londinense con un tan complicado como acertado vestido de Chanel, con lentejuelas blancas y tul de color negro. El diseño creaba una bonita silueta de sirena y solo se veía alterado por los volúmenes en los hombros y la falda.

Irina Shayk dejó de lado sus habituales vestidos de princesa para mostrarse sobria, con un esmoquin oscuro y sencillo. La modelo rusa se marcó un Kardashian y prescindió del sujetador.

Glenn Close volvió a hacer gala de su elegancia con un vestido negro firmado por Alexander McQueen. El diseño estaba adornado por unas piedras metalizadas.

Cate Blanchett un precioso vestido de Christopher Kane que aúna la sencillez y sobriedad con la modernidad que tanto gusta en una alfombra roja.

Salma Hayek también destacó con su diseño de Gucci. La actriz se decantó con un diseño de color negro y manga asimétrica. La prenda llevaba un adorno en forma de lagarto en la zona del escote. Completó su look con una rejilla de piedras brillantes en la cabeza.

También apostó por la sobriedad Viola Davis, que escogió un vestido de Armani Privé de color negro, pero dando importancia al tono blanco en la lazada.

Amy Adams arriesgó y quizás perdió con un diseño de Prada granate de seda con cinturón. Los lazos en las hombreras y el detalle de pedrería en el escote de pico completaban su estilismo.

Yalitza Aparicio, protagonista de Roma, galardonada con el BAFTA a mejor película, se decantó por un vestido poco original pero cumplidor. El diseño estaba firmado por Alberta Ferretti y se trataba de un modelo de satén rojo a medida con un escote corazón.

Claire Foy se decantó por un vestido verde de escote palabra de honor, perteneciente a la colección Primavera-Verano 2019 de Oscar de la Renta.


PUBLICIDAD








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.