elEconomista.es

Susanna Griso, 'víctima' de su belleza: de los productos adelgazantes a los antiarrugas

8/02/2019 - 3:40

La presentadora de Espejo Público ha sido el cebo utilizado por una marca de cremas antiarrugas que quería promocionarse a su costa. No es la primera vez que le ocurre algo semejante. Hace aproximadamente un año la 'engordaron' para vender una línea productos adelgazantes.

Es lo malo de ser la más guapa entre las guapas, la más alta entre las altas y la que sabe fruncir los morritos con más gracia. Susanna Griso (49) ha sido de nuevo víctima de su belleza al convertirse en gancho de una marca de cremas antiarrugas que han utilizado su imagen sin permiso, y lo que es peor, sin pagar un euro. La propia presentadora lo ha denunciado a través de las redes sociales con este mensaje: "Por enésima vez denuncio mi utilización fraudulenta para una campaña inventada. Por favor no os creáis nada, he perdido ya la cuenta de las campañas falsas en Facebook".

Susanna, con más de 50.000 seguidores en Instagram, ha visto cómo su muro se llenaba de mensajes de apoyo, y de muchos piropos y bromas: desde "dígale que la única que gasta es la crema catalana" hasta rimas como "Susanna Griso, estás pa ponerte un piso!!!!".

Lo que sí ha anunciado Susanna Griso han sido pastas, concretamente de la misma marca que anunciaba Sofía Loren. También protagonizó una campaña de yogures líquidos de bífidus activos que te ayudan a controlar el colesterol. Y precisamente gracias a este trabajo protagonizó una curiosa anécdota con la Reina. Lo contaba en abril del pasado año en su programa de Antena 3: "Un día que visitó las instalaciones de Antena 3 me dijo: 'Tú eres la chica que presenta el Actimel". A lo que Susana contestó: "Sí, también hice el anuncio de Actimel, pero llevo 15 años en Antena 3 y otros tantos en TV3".

En Actimel fue muy bien remunerada por sus servicios. No ocurrió lo mismo con una línea adelgazante que le engordó con photoshop el vientre y hasta le puso alas de murciélago en los brazos para vender un antes y un después de la presentadora, que nunca ha estado gorda. Ella misma lo denunció hace un año en sus redes sociales. El día menos pensado, una central de medios la coloca en un anuncio de Telecinco. ¡Le queda aún mucho por ver a Susanna!


PUBLICIDAD








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.