elEconomista.es

El renacer de Mohamed VI, rey de Marruecos y de los plantones

6/02/2019 - 19:43

En Zarzuela no se atreven a dar la fecha del viaje oficial de Felipe VI y Letizia a Marruecos aún. Mohamed VI ha adquirido una merecida fama de informal. Ya le ocurría lo mismo a su padre, Hassan II, experto en llegar tarde a todos los sitios. Y eso que con Donald Trump probó su propia medicina.

Nada menos que seis veces se ha aplazado la cita de los Reyes de España con Mohamed VI. Unas veces la causa ha estado plenamente justificada, como fue el caso de la operación del monarca en Francia tras sufrir una grave arritmia cardiaca o la ausencia de gobierno en España en 2016. En otras ocasiones, según se deslizaba en ámbitos diplomáticos, el Rey tenía otros compromisos más gratos y lúdicos, algunas invitaciones de otro tipo que no quería desechar.

Donde hay confianza, y aquí hay mucha, pasan estas cosas. Era conocida la enorme amistad entre el rey Juan Carlos y el fallecido padre del monarca, Hassan II, quien no se libró en sus tiempos de los retrasos de su colega coronado durante los viajes oficiales.

En próximas fechas está previsto el viaje oficial de los Reyes de España a Marruecos, aunque desde Zarzuela, para no pillarse los dedos, sostienen que no tienen aún información.

La visita se produce en un momento de especulaciones sobre la salud de Mohamed VI. Todo el mundo recuerda la siestecita que se regaló el pasado mes de noviembre en los actos del centenario del final de la Primera Guerra Mundial. La cara de Donald Trump era un poema. No podía creer lo que estaba viendo. Hay que recordar que el presidente de los Estados Unidos le hizo un feo al no recibirle en su hogar de Mar-A-Lago en abril de 2017. Mohamed VI, que entonces aún convivía con su esposa, Lalla Salma, se desplazó desde Cuba con la intención de visitarlo en Florida. Incluso la prensa marroquí se hizo eco del encuentro que nunca se produjo.

Mohamed VI tenía motivos para quedarse dormido, según publicó El Mundo. A sus 55 años, sufre una enfermedad denominada sarcoidosis, que afecta a cualquier órgano del cuerpo y provoca inflamación en la piel, tejido linfático y pulmones. Suele ir acompañada por síntomas como tos, dificultad para respirar, pérdida de peso, fatiga y sudores nocturnos. Y sin embargo, el rey no cesa de viajar.

Un heredero quinceañero

Algunos medios han especulado con la posibilidad de que Mohamed VI abdique en su heredero, el príncipe Mouley Hassan, que solo tiene quince años y en los últimos tiempos ha incrementado el número de actividades públicas que lleva a cabo. Experiencia no le falta: a los siete años presidió su primer acto público. Desea convertirse en ingeniero aeronáutico y oficial militar. Es fan del Barcelona y de Messi, practica el esquí y la natación, le gusta el baloncesto como espectador y domina a la perfección cuatro idiomas: inglés, francés, árabe y español.

Su nombre, cuando acceda al trono, será Hassan III, aunque hay que decir que su nombre completo es Hassan ibn Mohammed Al-Alaoui Hassan bin Mohammed bin Hassan bin Mohammed bin Yousef bin Hassan bin Mohammed bin Abderrahmane bin Hisham bin Mohammed bin Abdullah bin bin Ismail Moulay Ali Charif. Ahí es nada.


PUBLICIDAD








Comentarios 1

#1
07-02-2019 / 11:29
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Con lo que deben de pesar tantos nombres no sé cómo se puede crecer.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.