elEconomista.es

Tamara Falcó y Andrés Velencoso, confidencias de madrugada después de los Goya

4/02/2019 - 9:35

Siguiendo la costumbre de Hollywood después de la entrega de los Oscar, los finalistas, premiados e invitados vip a la gala de los Goya en Sevilla cambiaron sus modelos de alta costura para la ceremonia del Auditorio por vestidos más desenfadados y sexies, para asistir a Bululú, la fiesta privada que se celebró en Villa Luisa, un antiguo palacio sevillano donde se celebran eventos importantes. Orson Salazar, el marido de Paz Vega, fue el organizador de este after Goya patrocinado por la firma de joyas Bulgari y el whisky Johnnie Walker.

Allí estaban todos. O casi. Desde Pedro Almodóvar a Juana Acosta, Hiba Abouk, Macarena Gómez y Aldo Comas, Natalia de Molina, Alex González, Miguel Angel Muñóz, Toni Acosta, Juan Antonio Bayona y hasta las cantantes Amaia y Rosalía.

Algunos premiados como Antonio de la Torre no se separaban de su Goya y Belén Rueda no dejó de bailar al ritmo de un Dj de alto voltaje. Pero una de las pocas ausencias no pasó desapercibida, como la de Penélope Cruz quien, por cierto, mostró un gesto serio y contrariado durante la gala. Su candidatura a mejor actriz por la soberbia Todos lo saben no tuvo premio ni en estos Goya ni otros certámenes recientes en los que también fue finalista: ni los académicos, ni los periodistas cinematográficos ni los productores consideraron que nadie del elenco de la película del iraní mereció Goya, premio Feroz ni Forqué, respectivamente. 

En cambio destacaron dos presencias que poco tienen que ver con el cine pero que estuvieron tanto en la gala, como en la fiesta privada de Villa Luisa.

Hablamos de Nieves Álvarez, habitual de la alfombra roja del Festival de Cannes y asidua a los Goya. La espectacular modelo de 44 años se divirtió de lo lindo acompañada una vez más por José Carlos García Molina, ese atractivo relaciones públicas de las Bodegas Marqués de Murrieta con el que también compartió unas exóticas vacaciones este verano en las islas Fiji. Nadie se ha atrevido todavía a etiquetar la naturaleza de esta relación, a pesar de que la ex de Marco Severini también pasó el largo puente de diciembre en Miami con José Carlos, sin que aparentemente viajaran por motivos de trabajo.

En aquel viaje, la presentadora de Flash Moda publicó en su cuenta de Instagram una sugerente foto desnuda en el balcón de su hotel de Miami que revolucionó las redes sociales. Y este domingo Nieves colgaba otra junto a José Carlos en la capital andaluza, con este comentario: "Sevilla tiene un color especial a tu vera".

La otra invitada extraña de la fiesta sevillana fue Tamara Falcó, vestida con un modelo de su propia firma y que estaba en Sevilla por su relación con la empresa de electrodomésticos LG, de la que ha sido embajadora publicitaria y que formaba parte de los patrocinadores de la gala. En medio del bullicio de la fiesta, Tamara hizo un largo aparte con Andrés Velencoso que llamó la atención de algunos invitados. La última pareja conocida del modelo catalán, muy amigo por cierto de Nieves Álvarez, ha sido la actriz y cantante argentina Luz Cipriota, pero parece que no le acompañaba en Sevilla.

A las cinco de la madrugada Tamara (37) y Andrés (40) seguían conociéndose mejor. Y eso que se conocen desde hace tiempo. En ocasiones, Velencoso ha formado parte del grupo de famosos que acompañan a Isabel Preysler a los actos promocionales de Porcelanosa. Y también a los eventos privados de la familia Colonques propietarios de la firma de cerámicas valenciana. En 2013, en la boda de María, la hija mayor de Manuel Colonques, presidente del Grupo Porcelanosa, ya coincidieron en Vila-Real, Isabel Preysler (que cumple 68 años en diez días) y sus hijas Ana y Tamara con y Andrés Velencoso, una amistad que con los años se hace más sólida.







Comentarios 0