elEconomista.es

La familia real holandesa, criticada por subastar un dibujo de Rubens por seis millones de euros

31/01/2019 - 17:54

La familia real de Holanda vuelve a estar en el ojo del huracán. Después de que este miércoles la reina Máxima fuera acusada de evadir impuestos, según medios argentinos, ahora es Cristina de Holanda, tía del rey Guillermo Alejandro, quien ha provocado un gran enfado entre los directores de los museos holandeses por subastar un dibujo en carboncillo de Rubens por seis millones de euros sin antes ofrecérselo a ellos.

Los administradores de las galerías están molestos con el hecho de que la princesa Cristina se haya saltado la regla no escrita de sondear a los posibles compradores dentro del país antes de realizar una subasta fuera. En esta línea, Sjarel Ex, director del museo Boymans van Beuningen de Róterdam, poseedor de la mayor colección holandesa de obras de Rubens, calificó el comportamiento de la hija menor de la reina Juliana como "poco regio".

Pese a las críticas, lo cierto es que el negocio de Cristina cumplía todas las regularidades, tal y como recordó Gregory Rubinstein, director sénior de la casa de subastas Sotheby's antes de comenzar la puja, cuyo precio de salida estaba entre dos y tres millones de euros.

Finalmente, el dibujo de Rubens, que muestra a un varón desnudo con los brazos en alto, fue vendido por seis millones de euros a un comprador que permanece en el anonimato. La obra formaba parte de un lote que incluía un fresco de Leonardo da Vinci y una copia de La batalla de Anghiari.

El boceto de Rubens formaba parte de la colección de arte reunida por el rey Guillermo II de Holanda (1792-1849) y su esposa, la gran duquesa rusa Anna Paulowna.


PUBLICIDAD








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.