elEconomista.es

Monumental cabreo de Feliciano López con la prensa: "Son gentuza"

31/01/2019 - 12:56

El tenista no quiere hablar sobre su boda con Sandra Gago (22) y se mostró muy molesto por las preguntas sobre la misma este miércoles en el aeropuerto. Feliciano López (37) enseñó su lado más serio y arisco con los periodistas y antes de entrar en el coche donde le esperaba su chica, respondió a un hombre que le ofreció llamar a la policía: "Sí, por favor, porque esta gentuza..."

El tenista ha pasado de ocupar las portadas de corazón con una sonrisa de oreja a oreja a declararse enemigo público número 1 de la prensa rosa. Si la boda de Feliciano López con Alba Carrillo se convirtió en una preciosa exclusiva por la que ambos cobraron una buena cantidad de dinero, el enlace con Sandra Gago parece otro de los archivos clasificados en el caso Villarejo. Al menos de momento. Ni el tenista ni la modelo quieren hacer declaraciones sobre su futura boda que anunciaron a sus amigos y familiares el pasado 5 de enero.

A Feliciano, que ocupa actualmente el puesto 63 en el ranking de la ATP (Nadal es el número 2 y Verdasco el 26), no le hizo ninguna gracia que la noticia de la boda se filtrara en la prensa y lo demostró este miércoles llamándoles "gentuza", aunque tampoco ha sido la primera vez. Hace unos días, preguntó a unos reporteros "¿Y por esto te pagan?" en plena calle.

Es probable que al tenista no le haya hecho ninguna gracia la última entrevista de su ex mujer, Alba Carrillo, que sigue guardando mucho rencor contra él. La modelo, ex también de Fonsi Nieto, afirmó que se casaba con Gago "para limpiar su imagen" y que después de sus traumáticos matrimonio y divorcio, "no puedo desearle nada bueno".


PUBLICIDAD








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.