elEconomista.es

Miguel Ángel Rodríguez regresa a la política de la mano de Isabel Díaz Ayuso y por la puerta de atrás: "A la retaguardia"

24/01/2019 - 15:04

El nuevo Partido Popular de Pablo Casado Popular vuelve con fuerza y dispuesto a recuperar a los personajes más combativos de otros tiempos. Es el caso de Miguel Ángel Rodríguez, conocido como MAR en los ambientes periodísticos cuando ejercía como portavoz y secretario de Estado, en el primer gobierno de José María Aznar.

Pocos en el Partido Popular dudan de que será el propio Pablo Casado quien le haga la campaña en Madrid a Ayuso y a su compañero de ticket en el ayuntamiento. Pero la cuestión es que Miguel Ángel Rodríguez trabaja ya en la campaña de Isabel Díaz Ayuso, cabeza de cartel del PP en la CAM para las próximas elecciones autonómicas de mayo.

Díaz Ayuso, la apuesta personal de Pablo Casado, comienza su carrera para suceder a Gallardón, Esperanza Aguirre, Ignacio González, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido con un profesional de la etapa aznarista del partido. Rodríguez empezó su carrera en Valladolid con Aznar, en el Gabinete del entonces presidente de la Junta de Castilla y León. Después desembarcó en Génova como director de Comunicación de Aznar en 1990 y le siguió al Palacio de la Moncloa como secretario de Estado después de la victoria electoral de 1996. Isabel Díaz Ayuso era la responsable de Comunicación del PP de Madrid hasta que fue designada candidata. Según hemos podido averiguar de fuentes genovesas, MAR actuará como asesor de Ayuso como consultor en cuestiones de imagen y proyección pública.

Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP en la próximas elecciones para la Comunidad de Madrid, ha rescatado a MAR de sus distintas actividades privadas en publicidad y medios de comunicación.

Cuentan que la aspirante a gobernar la Comunidad de Madrid, es una "fiera política" que luchará con todas sus armas contra sus adversarios, una "señora de armas tomar" al estilo de los cargos más agresivos de la etapa de Aznar.

Parece que la nueva cúpula del PP recupera bríos y olvida los pecadillos de sus renovados fichajes. No había más que ver el front row de la Convención Nacional del partido, el pasado fin de semana en Madrid. En primera fila, María Dolores de Cospedal, la ex ministra y ex secretaria general que se ha tenido que ir por la puerta de atrás, después de hacerse público que contrataba al ex comisario Villarejo para espiar a otros dirigentes y también investigar cómo iba el caso Gurtel, que implicaba al PP en delitos de corrupción. Cospedal y su marido Ignacio López del Hierro metían discretamente a Villarejo por el garaje de la sede del PP en la calle Génova, aprovechando que Rajoy estaba de vacaciones. Por mucho que se soslayen estos hechos, resultarán incompatibles con la pátina de puereza y renovada honradez del nuevo partido, que presente dejar atrás la corrupción que le ha llevado a sus peores cotas en muchos años. 

También reaparecieron en la convención otras figuras de los tiempos de Aznar, como Federico Trillo, el ex ministro de Defensa cuya responsabilidad en el accidente del Yak-42, en el que murieron 62 militares españoles, fue probada en un informe del Consejo de Estado, lo que le obligó a dejar su puesto de embajador en Londres.

Y Esperanza Aguirre que este mismo jueves reaparecía en los titulares por favorecer a Enrique Cerezo gastando decenas de millones del presupuesto de todo en Telemadrid para comprarle al presidente del Atlético de Madrid derechos de televisión de forma irregular. Aguirre dimitió de su puesto de en el ayuntamiento de Madrid después de perder la alcaldía frente a Carmena y porque su mano derecha, Ignacio González, y otros altos cargos de su equipo fueron señalados, procesados y encarcelados por corrupción. Parece que Aguirre podría volver con Casado a la política activa.

Igualmente ocupaba muy sonriente un lugar vip, Ana Botella, la ex alcaldesa de Madrid condenada junto a siete miembros de su gobierno a pagar 25,7 millones de euros por vender viviendas públicas a fondos buitre causando pérdidas a las arcas municipales por ese millonario importe, una sentencia recurrida pero que encierra un caso repleto de irregularidades que, en el mejor de los casos, han dejado la imagen de la mujer del que fuera presidente del gobierno y sus colaboradores por los suelos. Pero allí estaba, en primera fila, como una ex primera dama sacralizada a pesar de todo. 

Vistas así las cosas, poco le importa a la candidata Isabel Díaz Ayuso que su nuevo asesor, Miguel Angel Rodríguez, tuviera un problemilla de circulación hace seis años. Una madrugada de mayo de 2013, el súper Mercedes de MAR chocó contra tres vehículos estacionados en la calle Doctor Velasco del distrito de Retiro. Cuando llegaron los policías municipales y le sometieron a la prueba de alcoholemia, comprobaron que cuadruplicaba la tasa de alcohol permitida. Uno de los coches pertenecía al futbolista del Getafe Borja. "Gracias Miguel Ángel Rodríguez, por reventarme el coche", escribió el jugador en su cuenta de twitter.

Un conductor que circulaba detrás del ex portavoz de Aznar declaró que el Mercedes de Rodríguez golpeó primero a dos coches estacionados en el lateral izquierdo y después de un volantazo chocó contra otro aparcado en el derecho. MAR fue acusado en comisaría de un delito contra la seguridad vial. Miguel Angel Rodríguez pidió disculpas al día siguiente: "En estas horas tan terribles necesito pedir perdón a las tres personas cuyos coches dañé ayer y a la sociedad por mi mal ejemplo". El juicio se celebró a puerta cerrada, impidiendo a los informadores cubrir la vista.

No ha sido el único tropiezo de Rodríguez con la Justicia. En abril de 2011, un juzgado de Madrid condenó al nuevo asesor de la candidata presidencial Isabel Díaz Ayuso, como autor de un "delito continuado de injuria grave realizado con publicidad", contra el doctor Luis Montes, ex coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés.

Miguel Angel Rodríguez calificó en 2008 al médico de "nazi" en el programa 59 segundos y en La Noria, a pesar de que la Justicia había archivado las denuncias contra dicho profesional por supuestas sedaciones irregulares. La sentencia condenó a MAR al pago de 30.000 Euros, a razón de 30 euros diarios. Esta vez MAR no se disculpó públicamente.

Miguel Angel Rodríguez, casado desde hace casi 30 años con Maite, su esposa profesora, oriunda de Valladolid como él mismo, y padre de dos hijos, vuelve a la vida política pero desde la trastienda. En el mensaje que ha enviado a algunos amigos, ha escrito: "¡A la retaguardia!".

Miguel Ángel Rodríguez y su mujer, llegando a la fiesta por el 40 Aniversario de Boda de José María Aznar y Ana Botella en Madrid, a finales de octubre de 2017.







Comentarios 2

#1
25-01-2019 / 15:43
Puntuación 8   A Favor   En Contra

Los nuevos y jóvenes peperos están sacando a las viejas glorias con olor a naftalina......eso sí que es " renovación" y lo demás cachondeo!!!!!

#2
25-01-2019 / 18:33
Soberano
Puntuación 6   A Favor   En Contra

UN BRINDIS. OTRO Y OTRO MÁS Y QUE NO SEA EL ÚLTIMO Y ESTE POR TI Y POR MI Y POR TODOS.