elEconomista.es

Ashley Judd pierde su primera batalla contra el productor Harvey Weinstein

10/01/2019 - 11:00

El juez federal de Los Ángeles Philip S. Gutierrez ha rechazado la demanda de la actriz Ashley Judd (50) contra Harvey Weinstein (66) por un presunto delito de acoso sexual. ¿El motivo? La ley de California sólo contempla el delito en caso de que la relación laboral esté ya establecida, y en el momento del presunto acoso, Judd y Weinstein sólo estaban negociando.

La sentencia ha caído como un jarro de agua fría sobre Ashley Judd, una de las primera mujeres en alzar la voz contra Harvey Weinstein en el comienzo del movimiento MeToo contra el acoso sexual en Hollywood. Aunque no todo ha sido negativo para ella: el juez ha desestimado la demanda de acoso pero la anima a continuar contra el productor por un delito de difamación y perjuicio económico, pues ella afirmó que tras rechazar a Weinstein, éste evitó que fuera contratada en diversos proyectos de envergadura, como El señor de los anillos.

Los hechos que relató Judd habrían sucedido entre finales de 1996 y principios de 1997. La actriz acudió a una reunión con Weinstein, que le recibió en bata y le pidió que le diera un masaje. Además, el productor le pidió que le ayudara a elegir su ropa y que viera cómo se duchaba, proposiciones que rechazó la actriz: "Perdí oportunidades profesionales. Perdí dinero. Perdí estatus y prestigio y poder sobre mi carrera como resultado directo de haber sido acosada sexualmente y de haber rechazado ese acoso sexual", declaró Judd en mayo a la cadena ABC.


PUBLICIDAD








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.