Actualidad

Lequio reconoce que su hijo Álex ha cobrado por hablar del cáncer: "El tratamiento es costoso y se siente en deuda con su madre"

El hijo del conde italiano ha concedido una exclusiva para hablar por primera vez sobre su enfermedad y sus padres, tanto Alessandro Lequio como Ana Obregón, le han acompañado. Horas después de que esta entrevista viera la luz, su padre ha confesado que Aless (26) ha cobrado por hablar de su cáncer: "Se siente en deuda con su madre. El tratamiento ha sido y es muy costoso y quiere ayudarla".

Lo que no ha desvelado el tertuliano de Ana Rosa es la cantidad que ha percibido su hijo por esta entrevista, en la que una vez más da una lección de coraje y ánimo frente a la enfermedad: "Entiendo la gravedad de la situación, pero ni yo ni mis padres hemos perdido el sentido del humor". Y ha añadido: "El cáncer no es sinónimo de fatalismo y muerte, sino de vida", ha dicho en Hola.

Aless ha recordado cómo fueron los seis meses que pasó en Nueva York recibiendo un tratamiento que no podían facilitarle en España: "Hubo momentos de temor, pero el temor nace de la incertidumbre y eso se combate con el conocimiento". Allí recibió las visitas de sus hermanos, de su prima y su tía, entre otros: "Intentaba salir cuando estaba en el hospital, donde me sentaba como Drácula y me enchufaban líquidos rojos, verdes... Nunca he sido muy consciente de lo que me han puesto".

El joven, que gestiona su propia agencia de comunicación, ha desvelado que está a punto de terminar el tratamiento cuyos efectos secundarios son evidentes: "Yo me río hasta de eso, mirarme al espejo y parecer un reptil me hace gracia, la verdad, pero cada persona reacciona de una manera". Ha confesado, además, que le quedan diez años de revisiones: "Con esta enfermedad, siendo realista, desconoces las idas y venidas y lo que te queda es tomarte cada día como si fuera el último y esperar lo mejor posible. Me encantaría estar aquí dentro de 10 años pero si no, os daré una dirección para que me enviéis unas florecitas".

A Aless le fue diagnosticado un raro tipo de leucemia hace 10 meses y se trasladó a Nueva York para recibir tratamiento en uno de los centros más innovadores del mundo, que dirigía el catalán Josep Baselga hasta hace poco. Este verano regresó y ahora, Aless continúa la supervisión en Pamplona, desde donde ha hecho gala de su buen sentido del humor con frases y fotografías que comparte en las redes sociales.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Gloria
A Favor
En Contra

Verguenza venden todo, vendan los funerlaes tambií¨n

Puntuación 0
#1