elEconomista.es

Michael Robinson se apoya en su familia para superar el cáncer

17/12/2018 - 18:02

Michael Robinson (60), uno de los rostros más importantes del periodismo deportivo español, ha sorprendido a todos con su revelación de este mismo lunes. El periodista y ex futbolista británico ha confesado en el programa radiofónico La Linterna de Cadena Ser que le han detectado un cáncer maligno, un melanoma con metástasis en estado muy avanzado para el que ya recibe terapia. El comentarista confía en superar la enfermedad apoyado en su familia.

Porque su mujer, Christine, y sus dos hijos son sus grandes apoyos desde hace años. Robinson y su esposa se conocieron cuando este jugaba en la Premier League. Tras pasar por varios equipos, su gran éxito llegó como delantero del Liverpool. El conjunto británico ganó la Champions League y Michael ha recordado en ocasiones lo que él mismo y su mujer vivieron al dejarse olvidada la
Copa de Europa.

"El trofeo pesa mucho. La noche fue muy larga y nos íbamos turnando: los irlandeses, luego los escoceses, los casados, los solteros, cada matrimonio... Mi mujer y yo nos encargamos de la Copa desde el hotel al avión. Pasamos por el duty free y paré a comprar tabaco a mi madre. Cuando me senté en el avión, Souness me preguntó por la Copa. Fue el sprint más rápido de mi carrera. Me la había dejado encima de la caja registradora", contó Robinson en El Mundo.

En 1987, su vida dio un vuelco de 180 grados cuando se marchó a España para enrolarse en las filas del Osasuna. A su lado, Christine, por supuesto. Fue su último equipo. En 1989, anunció su retirada. Pese a lo feliz que fue en Pamplona, el presentador no perdona algo que pasó con su hijo años después de colgar las botas, en su regreso a la que había sido su casa en tierras navarras.

"Años después, cuando volví a El Sadar como comentarista de la Liga para Canal+, pedí al gerente del club si mi hijo, de 7 años, podía saltar al campo con el capitán del Osasuna y su camiseta roja. Cuando el niño estaba en el túnel para salir de la mano de Iñaki Báñez, el delegado les separó e impidió a mi hijo saltar. Yo no sé qué diablos hice tan mal para que me tengan tanta manía, para inclusive hacerle eso a mi hijo… A mí pueden machacarme, pueden dejarme cojo, pero hacer eso a un niño de siete años… No he sido capaz de perdonárselo", contaba en el Chester de Risto Mejide.

El final de su etapa como futbolista se convirtió en el principio de su recorrido en la televisión, un camino que le ha convertido en uno de los periodistas deportivos más destacados de nuestro país con programas en su haber tan exitosos como El día después o Informe Robinson.

Con el paso de los años, Robinson y Christine fueron formando una bonita familia con dos hijos, un chico y una chica. Ella, precisamente, sufrió el susto de su vida en junio de 2017 al vivir in situ el ataque terrorista al Puente de Londres. La joven, aterrorizada, mandó mensajes a sus padres pero, al ser de madrugada, no los vieron hasta por la mañana. "Menos mal que mi mujer y yo estábamos ya en a cama y no fuimos conscientes de lo que no estaba mandando, porque si no, me habría llevado un susto de muerte y no habría sabido cómo reaccionar", recordaba el periodista días después de aquello. Por fortuna, la hija de Robinson salió indemne y todo quedó en un gran susto.

La discreción de la familia de Michael hace que siempre permanezcan en un segundo plano en los actos a los que acude el comunicador. Este pasado 5 de diciembre, sin embargo, Robinson, que es el nuevo padrino de Voluntarios por Madrid, se ausentó del acto de celebración del Día del Voluntariado en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles y fue su mujer quien acudió en su nombre. Este hecho demuestra que la unión del ex futbolista y Christine es irrompible y que ella siempre está cuando su marido la necesita. Ahora tendrá que volver a ser así.







Comentarios 0