elEconomista.es

Doña Letizia utiliza su escote para hacer un guiño a la transparencia democrática y no se habla de otra cosa

6/12/2018 - 1:48

Este miércoles en el Auditorio Nacional de Madrid casi no se hablaba de otra cosa. o no tanto. Los reyes presidían el concierto conmemorativo del 40º aniversario de la Constitución Española acompañados de Pedro Sánchez y Ana Pastor. Se estrenaba una pieza musical de la compositora granadina Iluminada Pérez Frutos, una obra encargada por el Congreso y el Senado con motivo de tan señalado aniversario. El presidente del Gobierno y otras autoridades del Estado como la presidenta del Congreso de los Diputados no faltaron al evento.

La pieza musical de Frutos Pérez no fue ni el único estreno de la noche ni desde luego el más comentado. Doña Letizia. Su Majestad llegó escoltada por sus pendientes nuevos de zafiros. Su cabello, peinado con ondas, se apartó de las orejas para que pudiéramos verlos brillar. Pero la bomba era el vestido que se puso: un modelo azul marino con falda midi y plisada. Un look muy distinto del que exhibió este mismo lunes en el Museo Reina Sofía. 

Todo el mundo se fijó sobre todo en el pronunciado y sensual escote en forma de uve hasta la cintura porque, sencillamente, llamaba poderosamente la atención, no solo porque lo vestía una reina, sino porque iba velado con encaje de flores, dejando entrever parte del abdomen de la esposa del Monarca.

Ha habido quien se preguntaba si se trataba de un guiño  a la transparencia democrática pero por encima de opiniones, todo el mundo coinció en que la reina iba guapa, elegante y a la vez muy sexy.

Doña Letizia combinó su ya famoso modelo escotado con sus salones de Nina Ricci y una cartera de mano a juego. 


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
07-12-2018 / 18:06
lujos
Puntuación 8   A Favor   En Contra

Ësta mujer piensa que va a un desfile de modelos.

El país no está para lujos.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.