elEconomista.es

El último 'zasca' de Kate Middleton a Meghan Markle tiene forma de tiara y era la favorita de Lady Di

5/12/2018 - 10:51

Kate Middleton acudió este martes a la recepción real al cuerpo diplomático británico en el palacio de Buckingham, donde ejerció de perfecta duquesa junto a la reina Isabel II y sus suegros, el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles. Desde aquí le lanzó un claro mensaje a su cuñada, Meghan Markle, a través de su tiara: la Cambridge Lover's Knot, la favorita de Lady Di.

Kate Middleton la rescató del joyero real en 2015 y desde entonces la luce cada vez que quiere dejar claro que ella, y sólo ella, ocupa el lugar que un día fue de Lady Di, princesa del pueblo y futura reina consorte. Este martes deslumbró durante la recepción del cuerpo diplomático con la famosa tiara de diamantes y perlas, perfecta para su vestido de escote Bardot, mangas drapeadas, tul cuajado de cristales y cinturilla joya firmado por Jenny Packham.

Además, la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra lució la insignia de la Royal Family Order, que le otorgó la reina este mismo año y que se solo se concede a mujeres en la familia real británica para honrar su labor.

Y mientras Kate Middleton ejercía de perfecta duquesa, Meghan Markle acudió a un concierto solidario en la iglesia de San Lucas, ubicada en Chelsea, al que asistieron también los hermanos de su cuñada, Pippa y James. Se trataba de un acto privado, por lo que la mujer del príncipe Harry ni si quiera bajó del coche.

Kate y Meghan llevan días ocupando los titulares de los tabloides británicos, pues su relación no atraviesa su mejor momento. Al parecer, las duquesas han tenido varios desencuentros, algunos de ellos entre lágrimas, y todo apunta a que el fuerte carácter de la duquesa de Sussex no tolera las estrictas normas a las que tan bien se adaptó la esposa de Guillermo. La tensión entre ambas es tan elevada que habían decidido pasar por separado las Navidades, pero la reina Isabel II, harta de estar en el centro de la polémica, las ha convocado en Sandringham para poner fin al problema. 


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.