elEconomista.es

Luka Modric: así es la mujer que mueve los hilos del flamante ganador del Balón de Oro

4/12/2018 - 18:01

Luka Modric se convirtió este lunes en flamante ganador del Balón de Oro. El preciado galardón sirve como reconocimiento a una carrera plagada de triunfos y sacrificios, y en la que hay una figura clave: su mujer, Vanja Bosnic, que siempre le ha apoyado y que también acompañó a su marido a la gala que le coronaba como mejor jugador del año 2018.

Luka y Vanja posaron ante las cámaras luciendo sonrisa de oreja a oreja y acompañados por sus tres hijos: Ivano, Emma y Sofía. Los cinco forman una familia perfecta que reside en Madrid, en una maravillosa vivienda que adquirieron por más de 2 millones de euros cuando el centrocampista fichó por el Real Madrid en 2012.

Pero llegar hasta la cima no ha sido fácil. Su historia da comienzo en 2006. Por aquel entonces, Modric comenzaba a destacar en el Dinamo de Zagreb y estaba representado por la agencia Maric, lugar donde trabajaba Vanja mientras estudiaba Económicas. Se conocieron y tuvieron un auténtico flechazo. Tanto es así que unos meses después, en abril de 2008, Luka fichó por el Tottenham inglés y su novia dejó todo por amor y se mudó a Londres junto a él.

En 2010, poco antes de que naciera su primer hijo, Ivano, se dieron el "sí quiero" por lo civil. Este enlace, considerado por ellos como una pura "formalidad", precedió al que celebraron en 2011 en Zagreb. Esta vez ante 300 invitados y por la Iglesia.

Con el paso del tiempo, Vanja se convirtió en representante de su novio y, desde entonces, maneja los asuntos del jugador. De hecho, fue clave en el cambio más importante de su vida: su traspaso al Real Madrid. La croata se fajó con un duro negociador como Daniel Levy, dueño del equipo inglés, y logró sacar a su esposo del club rumbo al conjunto blanco. A juzgar por sus éxitos deportivos y personales, tomaron la opción correcta.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.