elEconomista.es

Pedro Sánchez sorprende con su look en la llegada de líderes al G-20

30/11/2018 - 14:07

Buenos Aires acoge estos días la cumbre del G20 y los líderes de los países más importantes del mundo como Estados Unidos, China o Canadá, entre otros, han aterrizado en tierras argentinas. Todos ellos optaron por traje y corbata, un look que difiere del que lució Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno llegó en torno a las 20.00 de este jueves a Buenos Aires. Sánchez iba acompañado por su equipo, en el que destacaba la ministra de Economía, Nadia Calviño, pero no así de su mujer, Begoña Gómez, que se ha quedado en España. El líder del PSOE eligió un atuendo cómodo formado por unos vaqueros, camisa y chaleco, sin rastro de la corbata.

El estilismo de Sánchez acaparó la atención de los focos por lo diferente que era del que lucieron los otros líderes políticos, que apostaron por traje y corbata. Ese es el caso de Donald Trump, que aterrizó junto a Melania Trump; Xi Jinping, el presidente chino, que llegó con su esposa, Peng Liyuan; Justin Trudeau, líder canadiense, que iba del brazo de Sophie Grégorie

Otros que también llegaron junto a sus parejas fueron Moon Jae-in, presidente de la República de Corea, que acudió con Kim Jung-sook; o Tayyip Erdogan, líder turco, que iba acompañado por Emine Erdogan.

Theresa May, la primera ministra británica, optó por ir sin su marido Philip. Angela Merkel, por su parte, sufrió el susto de su vida en su vuelo hacia Argentina cuando el avión tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia.

Emmanuel Macron y su mujer, Briggite Macron, llegaron el miércoles a la capital argentina.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
30-11-2018 / 17:53
A
Puntuación 1   A Favor   En Contra

como mi abuelo


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.