elEconomista.es

El drama de Kiko Matamoros: Sofía Suescun le da calabazas y su hija Anita le ignora

30/11/2018 - 12:18

Kiko Matamoros ha sufrido dos decepciones en estos últimos días que le han dejado en una dolorosa situación. La primera de ellas tiene que ver con su amor por Sofía Suescun, mientras que la segunda versa sobre su relación con su hija Anita, quien ha regresado de forma temporal de Milán a Madrid y no quiere verle.

Así lo confesó el propio tertuliano en Sálvame este jueves: "He escrito a mi hija esta mañana y no me ha contestado", decía Kiko entre lágrimas, dejando entrever que la joven puede estar molesta por sus últimas declaraciones sobre su separación de Makoke y por haberle visto con otra mujer durante una noche de fiesta en la discoteca madrileña Kapital.

Estas cuestiones parecen haber alejado a Anita de su progenitor, siendo ahora el mayor apoyo de su madre. Este mismo jueves por la noche, de hecho, disfrutó de una salida nocturna junto a ella, tal y como han compartido algunos asistentes en sus cuentas de Instagram.

Al distanciamiento de su hija se le suman las calabazas que le ha dado Sofía Suescun después de que gritara a los cuatro vientos que quería dar un paso más en su relación de amistad. La ganadora de Supervivientes ha respondido a su ofrecimiento tirando de chulería y asegurando que solo quiere una amistad: "Kiko me encanta como amigo y es normal que diga eso porque es lo que quieren miles de españoles en el mundo", decía la joven, de quien se dice que podría estar iniciando un romance con un futbolista.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
01-12-2018 / 18:35
TELE 5 WC
Puntuación 15   A Favor   En Contra

MONTAJES TELECINCO


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.