Actualidad

Todo sobre la boda de Alejandra de Rojas: quién es quién en el enlace que reúne a la alta aristocracia

La época otoñal ha venido cargada de bodas de postín. Si el fin de semana pasado tuvo lugar el impresionante enlace de Marta Ortega y Carlos Torretta, el próximo 1 de diciembre, se celebrará en un cigarral de Toledo la unión de la aristócrata Alejandra de Rojas (38) y el empresario Beltrán Cavero (41). Ella es hija del cofundador de la Falange (junto con José Antonio Primo de Rivera), y quinto conde de Montarco, y de su segunda esposa, Charo Palacios, ambos ya fallecidos. Beltrán Cavero es sobrino de Esperanza Aguirre.

Eduardo de Rojas y Ordóñez, conde de Montarco, murió en 2005 a los 96 años. Charo Palacios, que falleció en 2016, era hija de Julio Palacios, un gran físico español, y siempre fue considerada una de las mujeres más elegantes a lo largo de toda su vida. Era tía de María Palacios, la mujer de Lequio. 

Alejandra, la novia, no es una aristócrata dedicada a la contemplación, que viva de las rentas: tras recibir una exquisita educación fuera de España, emprendió su camino como empresaria de éxito en el mundo de la moda. Ha salido en el cuché en varias ocasiones sobre todo por sus relaciones con Luis Medina Abascal o el noble británico Georges Scott, pero no es carne de exclusiva. Es íntima de su tocaya Alejandra Silva, flamante señora de Richard Gere. Pero, dado su estado de gestación, ha excusado su asistencia y, como es lógico, su marido tampoco estará.

Beltrán Cavero salió durante un tiempo con Laura Ponte, pero al margen de esta relación, sobre el novio pesan los apellidos de su familia: su tío abuelo era el poeta Jaime Gil de Biedma y su tía es la ex presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Es hijo de Piedy Aguirre y de Francisco Javier Cavero de Carondelet y Christou, duque de Bailén y marqués de Portugalete. Con semejantes credenciales, no es de extrañar que el próximo fin de semana, en la casa toledana del novio veamos a lo más granado de la sociedad española, y quizás mundial. ¿Quién es quién en la boda?

Alejandra de Rojas, la novia

Actualmente, es dueña de una franquicia de la tienda parisina Maje y colabora asiduamente con la marca de accesorios Cuplé. También trabaja como editora de la revista Telva.

Además, Alejandra está vinculada a los Borbones en virtud de su parentesco político con Alessandro Lequio, casado con su prima hermana, María Palacios, colaboradora de Hola.

Como decíamos, su vida personal no ha estado al margen de los focos, aunque ella siempre ha hecho gala de una gran discreción. Hace años, mantuvo una larga relación con Luis Medina, hijo de Naty Abascal, con quien aún hoy comparte una estrecha amistad, además de la "custodia", como ella misma ha reconocido en más de una ocasión, de Tula, un bonito perro de raza teckel con el que vivían cuando estaban juntos. También mantuvo un romance que duró casi seis años con George Scott, un aristócrata y empresario sevillano de origen británico.

Beltrán Cavero, el novio

Al igual que su prometida, Cavero también procede de una familia de alcurnia. Es hijo de Piedy Aguirre, hermana de Esperanza Aguirre, y sus abuelos eran el abogado y ejecutivo José Luis Aguirre Borrell y Piedad Gil de Biedma y Vega de Seoane, prima a su vez de Jaime Gil de Biedma, uno de los mejores poetas nacidos en el siglo XX. Piedy, también letrada, es ex esposa de Francisco Javier Cavero de Carondelet y Christou, VII duque de Bailén y marqués de Portugalete. Entre sus antepasados también está Antonio de Carondelet, primer barón de Carondelet y general del rey Felipe IV.

En la actualidad, Beltran es vocalista y guitarrista de la banda The Hardcore of Beauty. Es un músico reconocido y ha colaborado con otros artistas del sector, entre los que destaca Carlos Jean. El prometido de Alejandra compagina la música con su puesto como consejero de Loncito S. L., la firma inmobiliaria que dirige su padre y en la que su hermano mayor, Borja Cavero, también figura como consejero. La vertiente empresarial de Cavero no termina aquí, ya que también es socio del restaurante Fitz Burger junto a otros rostros famosos como la aristócrata María Fitz-James Stuart, Clara Tassara o Luis Yanguas Gómez de la Serna.

No es la primera vez que ocupa las páginas de la crónica social por su vida personal, puesto que en 2013 vivió un romance con la modelo Laura Ponte, ex mujer de Beltrán Gómez Acebo, hijo de la infanta Pilar y sobrino del rey Juan Carlos, lo que le llevó a ser uno de los personajes más buscados del papel couché (en la imagen).

A pesar de que no le agrada aparecer en la prensa, no es la primera vez que Cavero es objetivo de paparazzi. Ya en 2013 los medios hablaron de su noviazgo con la modelo Laura Ponte.

Invitados 'royals', de la jet set y Richard Gere

Dada la alcurnia de los contrayentes, el enlace promete reunir a lo más granado de la sociedad española e internacional. Uno de los asistentes más esperados es Richard Gere, marido de Alejandra Silva, quien se encuentra embarazada. Pero como ya hemos dicho, ni galán de Pretty Woman ni su mujer acudirán a la boda de su amiga.

La realeza también estará representada con la presencia de María Zurita, hija de la infanta Margarita, sobrina del rey Juan Carlos y una de las mejores amigas de la novia, y Christian de Hannover, marido de Alessandra de Osma, otra de las personas más íntimas de Alejandra.

También se espera que acudan María Fitz-James, hija de Luis Esteban Fitz-James Stuart Gómez y vizcondesa de Jarafe; y Vega Royo-Villanova, cuñada de Kubrat de Bulgaria y bloguera de referencia para muchas marcas.

Ausencias y trapos sucios

De esos cinco hijos del primer matrimonio, la menor, Ana de Rojas Pablo-Manuel de Villena, de 74 años, (36 más que su hermana Alejandra), ha declarado a El Mundo que no está invitada. "Lo están mis hijos y los de los otros cinco hermanos, pero no sé si finalmente asistirán", explica la aristócrata a la periodista Maria Eugenia Yagüe. La enemistad de Ana con su hermana menor tiene su origen en una entrevista concedida a Vanity Fair, en la que se quejaban de que Charo Palacios se hubiera presentado siempre en sociedad como condesa de Montarco cuando sólo era la segunda esposa de su padre. El título lo ostentaba la primogénita Blanca de Rojas y, a su muerte, su hijo Rodrigo. Tampoco ayudó que, años después, en el funeral por Blanca, la mayor de los Montarco, Charo Palacios y Alejandra ocuparan la primera fila de la iglesia, un lugar que no les correspondía. "Nuestro error, añade Ana, fue no repartir la herencia de nuestra madre cuando mi padre se casó con Charo. Nos parecía feo pedirle lo que nos correspondía, también por respeto. Y el resultado fue que Charo se quedó con parte de la herencia de mi madre y Alejandra con mobiliario y enseres que eran de mi abuela materna. No ha sido su culpa, Alejandra ha sido siempre encantadora, el error fue nuestro. Pero finalmente han sido un cúmulo de desplantes y de detalles desagradables que han roto la relación. Ocurre en muchas familias", se lamenta Ana, en conversación con La Otra Crónica.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

La endogamia se perpetúa.....así como va a fluir sangre y sobre todo mentalidades más progresistas!!!!

Puntuación 2
#1