elEconomista.es

Marta Ortega y Carlos Torretta se van de luna de miel a la India a bordo del jet privado de Amancio Ortega

21/11/2018 - 8:34

Marta Ortega y Carlos Torretta se dieron el "sí quiero" el pasado viernes y, tras dos días de impresionantes celebraciones, el domingo partieron rumbo a la India para disfrutar su luna de miel. Hasta allí viajaron en el jet privado propiedad de Amancio Ortega, el mismo que empleó Torretta para su despedida de soltero en Estocolmo.

La heredera de Inditex y su recién estrenado marido se encuentran en el sur del país asiático, tal y como cuenta Semana. Allí estarán unos diez días, ya que los compromisos laborales de Marta impiden que este tiempo de ocio se prolongue.

En este tiempo en la India, los enamorados podrán visitar maravillas tan majestuosas como el Taj Mahal, uno de los lugares más románticos del mundo, así como realizar la ruta de los palacios de los Maharajás en el Rajastán. Pero no todo será turismo, sino que también podrán broncearse al sol en las maravillosas playas de Baga, Agonda, Radhanagar o Yarada, famosas por sus aguas cristalinas y sus arenas blancas.

Así las cosas, si todos hablan de las mareantes cifras que rodearon la boda del año y que algunos apuntan que sobrepasaron los cinco millones de euros, la luna de miel no será menos: es probable que estas vacaciones de la hija de Amancio y su esposo alcancen de nuevo cantidades desorbitadas.

A su regreso, ambos comenzarán una vida como casados en A Coruña. Aún no se mudarán al ático en el madrileño barrio de Salamanca que compraron hace unos meses, ya que Marta no quiere cambiar la rutina de su hijo, Amancio, de 5 años, quien reside en Galicia con ella.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.