elEconomista.es

Meghan Markle y el fisco americano: la nueva pesadilla de la reina Isabel II

19/11/2018 - 17:57

A pesar de ser la esposa del príncipe Harry y nuevo miembro de la Casa Real británica, Meghan Markle es ciudadana americana y sus finanzas serán examinadas con lupa por el fisco de Trump. Una cuestión que, según Sunday Express, ha puesto nerviosos a la reina Isabel II y su entorno.

La duquesa de Sussex cuenta con una fortuna personal de cinco millones de dólares y debe tributar en Estados Unidos. A esto se le suman las 300.000 libras anuales que su marido ingresa en sus arcas para desempeñar su labor oficial, además de alguna que otra ayuda extra que el matrimonio recibe por parte de la reina Isabel II y el príncipe Carlos.

Harry y Meghan rechazaron el régimen de separación de bienes y la regla tributaria de Estados Unidos es clara: se gravan los ingresos a los que una persona (en este caso la actriz) tiene acceso, sin importar que sean o no de la propiedad de uno".

Así pues, cualquier vestido, joya o propiedad que pase por las manos de la duquesa de Sussex será susceptible de ser investigado por la Hacienda americana, y eso incluye todo el patrimonio de la Casa Real británica. "Todo tiene que ser declarado. Eso supone un nivel de escrutinio y transparencia fiscal al que la familia real no está acostumbrada, por lo que consideran este hecho una auténtica pesadilla", ha explicado al Sunday Express un ex trabajador de la casa real. De hecho, el problema es tan grave que la reina Isabel II ya ha contratado un equipo de expertos en derecho fiscal estadounidense que manejen los impuestos de la duquesa.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.