elEconomista.es

De incógnito y con gorra: no me llames Froilán, llámame Alejandro

19/11/2018 - 11:16

Froilán es consciente de la atención mediática que atrae y de que todas sus apariciones públicas se analizan al milímetro. Por ello, el nieto de los Reyes ha desarrollado una técnica para pasar desapercibido en la noche madrileña. Y es que no responde a su nombre, sino al de Alejandro. Así lo ha podido comprobar una reportera del programa Socialité.

En las imágenes captadas por el espacio, el hijo de la infanta Elena, escondiendo su apariencia con una gorra, disfruta de una noche de fiesta con sus amigos: cerveza, agua con misterio, brindis, abrazos y risas. Todo marcha genial y un amigo incluso le toca el trasero. Sin embargo, en un momento dado se percata de que le están grabando y se aparta del grupo.

Es entonces cuando la reportera, Alexia Rivas, se acerca a hablar con él, ocultando su verdadera profesión. Preguntado por su nombre, Froilán asegura llamarse Alejandro. Hablan del tiempo, de la comida y el joven propone a la periodista continuar la conversación en la calle.

En la puerta del local, el nieto de los Eméritos le dice que está esperando a alguien y, tras unos minutos de incertidumbre, confiesa que quien está a punto de llegar es Victoria Federica, su hermana. Minutos después, la joven entra en el local y, desde el primer momento, se puede apreciar la actitud protectora que tiene con su hermano. Ambos se dedican abrazos cómplices y brindis. Son las dos de la madrugada y queda mucha noche por vivir, pero ya en privado y sin cámaras.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.