elEconomista.es

La filipina Imelda Marcos, condenada a 40 años por batir el récord de corrupción

9/11/2018 - 17:14

Imelda, la esposa del dictador filipino Ferdinand Marcos, ha sido condenada este viernes a 40 años de prisión por corrupción. El Tribunal Especial Anticorrupción de Filipinas la declara culpable de siete delitos con penas de entre seis y 11 años por cada uno de ellos. Eso sí, la 'mariposa de hierro' puede recurrir al Supremo y parece que, a sus 89 años, no llegará a pisar la cárcel.

Hace sólo un mes que Imelda Marcos presentó su candidatura para gobernar Ilocos del Norte, pero este viernes ha visto cómo el Tribunal Anticorrupción de Filipinas ponía fin a sus pretensiones. Además de inhabilitarla para cargos públicos, la ha condenado a más de 40 años de prisión por amasar una fortuna de entre 5.000 y 10.000 millones de euros creando fundaciones privadas en Suiza, Panamá, Australia y Japón para ocultar dinero procedente del erario público de su país. 

Dinero, inmuebles, diamantes, esmeraldas y rubíes tasados en 21 millones de dólares, además de obras de arte de Picasso, Van Gogh, Monet, Goya y Miró. En 2004, Suiza devolvió al fisco filipino 658 millones de dólares procedentes de cuentas irregulares de los Marcos, y las autoridades filipinas estiman que han logrado rescatar 4.000 millones de los sustraídos por la familia a lo largo de la historia.

La organización de Transparencia Internacional considera a Marcos el segundo líder más corrupto de la historia. Esposa del dictador Ferdinand Marcos, Imelda fue ministra de Asentamientos Humanos, embajadora plenipotenciaria y extraordinaria y gobernadora de la Gran Manila, entre otros cargos. Exiliada a Hawai entre 1986 y 1991, regresó después de ser absuelta en Estados Unidos de un delito de corrupción y se incorporó como miembro de la Cámara de Representantes del Congreso de Filipinas.

Imelda, esposa y madre

Descendiente de japoneses y españoles, hija de un abogado de alta clase, estudió en un colegio privado para señoritas y se convirtió en Musa de Manila en 1950, un título de belleza que crearon especialmente para ella. Se casó con Ferdinand sólo 11 días después de conocerlo, en 1954, y tuvieron tres hijos, María, Ferdinand e Irene, todos dedicados a la política.

Entre sus pertenencias destacan 15 abrigos de visón, 500 vestidos de alta costura y más de un millar de bolsos y zapatos de Chanel, Dior, Gucci y Prada. Además, tienen cuatro edificios en Nueva York valorados en 350 millones de dólares, un parque inmobiliario de 29 casas en Filipinas e importantes inversiones en empresas dedicadas a la caña de azúcar, el ajo, la banana, el coco, la hostelería, las industrias farmacéutica, nuclear, petrolera, de la cerveza y del cemento.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0