elEconomista.es

Alexandria Ocasio-Cortez, la podemita americana de 29 años que sueña con derrotar a Donald Trump

8/11/2018 - 12:01

Alessandria Ocasio-Cortez reúne todas las características de una gran diva latina. Su físico, alejado de las exuberancias de una Sofía Vergara o Jennifer López, recuerda al de otras hispanas mucho más elegantes. A medio camino entre Sonía Braga y la ex de Mick Jagger, Bianca. En las antípodas de Ivanka Trump o Melania, solo tiene 29 años recién cumplidos y después de las legislativas de este martes en EEUU se ha convertido en la congresista más joven de Estados Unidos y en la bicha que trae por la calle de la amargura a Donald Trump. Algunos medios norteamericanos ya hacen cábalas imaginando un supuesto enfrentamiento entre ambos en las presidenciales de 2020.

La política del Bronx, de origen puertorriqueño, ya hizo historia hace meses al vencer al todopoderoso, Joseph Crowley, de 56 años, en las primarias demócratas. Entonces era número 4 de su partido en el Congreso y parte de esa generación que pide el relevo a la de Nancy Pelosi, de 78 años, líder de nuevo de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes. 

Es mucho más que la ganadora de las primarias del Partido Demócrata para el distrito 14 de Nueva York, una circunscripción electoral a caballo entre Queens y el Bronx. Precisamente allí nació Alexandria, de madre puertorriqueña y padre neoyorquino.

Ya la conocen como AOC, igual que a JFK (John Fitzgerald Kennedy), por sus iniciales. Y cuando en Estados Unidos se te conoce por las siglas es que vas a pasar a la historia. Curiosamente, Alexandria ha mantenido contacto con el clan Kennedy. Fue becaria en la oficina de inmigración del senador Ted Kennedy tras finalizar con excelentes notas la carrera de Economía y relaciones Internacionales en la Universidad de Boston.

Al terminar la carrera no pudo invertir en su futuro aceptando un sueldo bajo en una compañía grande para hacer currículo y luego ascender: su padre había enfermado de cáncer y no tuvo más remedio que arrimar el hombro. La madre de Alexndria trabajaba como empleada doméstica y conductora de autobuses escolares. La joven decidió crear su propia empresa: una editorial de libros infantiles. También trabajó como educadora en diversas instituciones y organizaciones, como la Hispanic Society, tan vinculada a la Reina Sofía y a su marido, el Rey Emérito. También hubo trabajos menos prosaicos. Hasta hace medio año completaba sus ingresos mensuales trabajando como camarera a tiempo parcial en un bar de tacos y tequilas llamado Flat Six, en Union Square.

El salto a la política lo dio hace dos años, cuando fue empleada en la campaña presidencial de Bernie Sanders. El 26 de junio de este mismo año le arrancó de las manos el triunfo a Joe Crawley en Nueva York, un demócrata considerado como un tótem sagrado en su partido.

El programa de Alexandria es de izquierda radical, al menos en el contexto de Estados Unidos: Seguridad Social para todos, derecho básico a la vivienda, control de armas y terminar con la política de inmigración que se ha llevado hasta ahora en Estados Unidos. Como propina, es radical defensora de la causa palestina y está a favor del boicot a Israel, y reivindica el aumento del salario mínimo. Dado que ha ganado, se supone que a los latinos les suenan bien sus propuestas. 

Pero no hay que olvidar que fue en Florida, el tercer estado con mayor porcentaje de latinos de EEUU donde Donald Trump ganó por la mano. Muchos hijos y nietos de inmigrantes lo votaron. No todos los latinos piensan igual. No es lo mismo un hispano de origen cubano (3,8% de la población total de Estados Unidos), probablemente anti castrista, que un emigrante mexicano (63%). Entre los 55 millones de hispanos que habitan en Estados Unidos solo un 10% son puertorriqueños.

Ver esta publicación en Instagram

Sometimes people ask me how this feels. To be honest, at least in part, I feel scared. Anxious. Overwhelmed. And that's okay. It is a surreal experience to go from being virtually anonymous to having an enormous amount of attention overnight. Things went from feeling like folks going out of their way NOT to cover our campaign to feeling like there's a microscope on my every word, joke, meal, outfit, or makeup decision. Every time a media event like this happens I get NERVOUS. But I also think about how I never got to see anyone like me on any magazines growing up. I never saw a version myself in leadership, or on TV, or anywhere really and think, "That could be me." . I think of that saying, 'be who you needed when you were younger.' When I was younger, I needed to see myself in others. I needed mentorship. I needed an example. I needed to believe that I could. Knowing that gives me the courage to overcome the doubt, the fear, and anxiety: the idea that if I do this, then maybe it will help someone else. . The whole time I campaigned for Congress up to the primary, I didn't even have health insurance. I was uninsured until not long ago. I STILL feel squeezed w/ healthcare. So to suddenly be on the cover of a magazine despite all that is enough to make my head spin. I try hard to keep my life as normal as possible, with just a few changes to accommodate the whirlwind. I still live in my 1br BX apartment, but I may move 2 blocks to get a little more space for all the boxes. I go to my same bodega, have the same mailman, play in the same parks with my nieces and nephews. . The hardest part has been feeling like my full, human, 3-dimensional self gets flattened into a 2 dimensional character for mass consumption or critique. It's weird. I stumble like everyone else. It's hard feeling like I have a whole movement on my shoulders. But I also know that's not true - movement means we're ALL in this together. I happen to have one mic to amplify the work and causes of others, but it's not the only mic. . The goal is to keep pushing so that LOTS ????????MORE???????? champions get the shine they so deeply deserve. That means to everyone out there - your cover is next. ????: @cassblackbird

Una publicación compartida de Alexandria Ocasio-Cortez (@ocasio2018) el

Ocasio-Cortez además de política combativa, inteligente y trabajadora es glamourosa: ha posado para revistas como Vanity Fair o para el Vogue de Anna Wintour, tiene estilo y el indiscutible valor de ser una self-made woman, o sea, de haberse hecho a sí misma, trabajando mucho. Su rival Donald Trump presume también de haber forjado su imperio él mismo, aunque en realidad es otra de sus fakes news, dado que su multimillonario padre le dejó una importante fortuna, y negocios con los que arrancar en la vida.

Alessandria Ocasio-Cortez fue buscando el voto puerta a puerta, pegando carteles por las calles de su barrio (Queens es en realidad una ciudad de Nueva York, con más de dos millones y medio de habitantes). Es guapa, ambiciosa, inteligente, derrocha simpatía y domina las redes sociales. De hecho, se acerca al medio millón de seguidores en Instagram, donde se copia su estilo, y eso que no viste ropa económica.

Se le criticó mucho por ello y tuvo que defenderse alegando que se trata de diseños procedentes de Rent The Runaway, una web donde se pueden alquilar modelos de cierto nivel. Sus colores favoritos son el verde botella, el morado y también el negro y el blanco sabiamente combinados. Tiene una boca grande y sonríe con toda ella hasta las orejas, y sus maravillosas cejas han creado tendencia en los centros de estética. Intenta aparentar más años de los que tiene con ropa clásica, de ejecutiva, tal vez por aquello de que la tomen más en serio. Son solo 29 años pero a su electorado le gusta incluso en mallas jugando con un perro. Una imagen preciosa para los americanos, pero también hay sombras: según Page Six, intentó escamotearle 50 dólares a una compañera al finalizar la jornada de trabajo en la taquería donde trabajaba del reparto de las propinas. La supuesta víctima tuvo que protestar al encargado para que le doblara la cifra según los porcentajes de horas trabajados. Le correspondían 100. Alexandría se calló y le dio su parte, pero su actitud, según su compañera, fue de "Si cuela, cuela" y de "Quien parte y reparte, se lleva la mejor parte".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 6

#1
08-11-2018 / 16:26
Ana27
Puntuación -4   A Favor   En Contra

JAJAJA Ocasio-Cortez JAJAJA. Sera la Representante mas tonta que se ha conocido en este pais. Para ser tan tonta solo podia ser Latina. Miren, mejor miren para otro lado, porque Alexandria nos ha hecho reír mucho y mucho mas lo hará en el futuro.

#2
08-11-2018 / 16:45
JonS
Puntuación 1   A Favor   En Contra

¿Por qué cuando se refiere elEconomista a Ocasio-Cortez tiene que mencionar el término “la podemita americana”?. ¿Qué tiene que ver la situación y la política americana con la del Estado español?. ¿Por qué, cuando se refieren a Donald Trump no usan los términos “el fachorro pepero americano”?. Descanse ya de una vez elEconomista de sus obsesiones y fijaciones con Podemos. Ya tienen bastante con sus amigos de la derecha franquista y corrupta española (PP & Co.)

#3
08-11-2018 / 17:47
OTRA FU RCIA MÁS
Puntuación -4   A Favor   En Contra

QUE SE VAYA A CUBA O A NICARAGUA A ASESINAR CAMPESINOS

#4
08-11-2018 / 19:02
Anticomunista
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Otra puerca comunista que quiere vivir del cuento de los americanos.

#5
08-11-2018 / 19:51
pilar
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Al 4

Estoy contigo, en España estamos hartos de puercos podemitas comunistas que no los quieren ni en Rusia-

#6
08-11-2018 / 19:55
El reportero
Puntuación -1   A Favor   En Contra

A lo mejor a leído a Cela y está soñando con venir a Archidona y comerse su famoso cipote.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.