elEconomista.es

Victoria's Secret, Elsa Hosk y el extraño caso de los pezones desaparecidos

8/11/2018 - 9:53

A pocas horas de que la firma de lencería de lujo presente en Nueva York su nueva colección, salta la polémica de los pezones desaparecidos. Mientras que Victoria's Secret ha expresado el deseo de que las modelos parezcan "más reales", descubrimos por contra que a su maniquí estrella de este año le han borrado directamente las aureolas de sus pechos en la campaña de promoción. ¿Naturalidad o puritanismo? Y podemos asegurar fehacientemente que Elsa sí tiene pezones, porque es una experta posando en topless.

Pocos dudan de que el espectáculo será impresionante, como siempre. Modelos esculturales y sensualidad aparte, Shawn Mendes, Rita Ora, Bebe Rexha, Halsey, Kelsea Ballerini y los grupos The Chainsmokers y The Struts amenizarán el evento. Por supuesto, las modelos más sexys del planeta serán las protagonistas del show más mediático. En esta edición la firma regresa a su sede, Nueva York, después de pasar por Shangái, París y Londres.

Nada más y nada menos que 51 modelos recorrerán la pasarela con las prendas lujosas de la marca. El desfile se celebra en la noche de este jueves, de madrugada en horario peninsular. Kelsey Merritt hará historia al ser la primera modelo filipina en desfilar con Victoria's Secret. Las participantes no irán peinadas como en los anteriores desfiles y dejan atrás las melenas largas (sin extensiones), onduladas y con volumen. Se respetarán el pelo verdadero y los orígenes de cada una de ellas.

Pretenden que en esta edición "todo se sienta muy natural y muy real", según explica a Informalia un portavoz de la compañía. Pero contra, este intento de acercar a las mujeres de a pie a las prendas que pondrán a la venta nos encontramos un hecho espeluznante: a la reina de la noche le han borrado los pezones.

Kendall Jenner, Gigi y Bella Hadid, Lais Ribero y Barbara Palvin y otras tops dejan esta vez el trono a Elsa Hosk, la encargada de lucir el Fantasy Bra fabricado con cristales de Swarovsky valorado en un millón de dólares. Pero la anatomía de la modelo sueca, que este miércoles cumplió 30 años, ha sufrido un cambio radical por culpa de censores anónimos. Si Facebook fue capaz de censurar la célebre pintura de Gustave Coubert El origen del mundo, o la escultura femenina más famosa de la Edad de la Piedra, la Venus de Willendorf, lo que le ha ocurrido a la maniquí Elsa Hosk no se queda atrás.

Ver esta publicación en Instagram

?ahhhhh the dream angels fantasy bra?

Una publicación compartida de elsa hosk (@hoskelsa) el

Frente a las salvajes censuras tenemos movimientos como #freethenipple (libera el pezón), que cuestiona a los mojigatos que consideran indecente la exposición de los pechos de la mujer, al contrario que los del hombre. Ahora Victoria's Secret, la firma de lencería que presume de tener a las modelos más sexys del planeta, borra los pezones de sus maniquís en las campañas. Su última víctima es Elsa Hosk, la elegida para llevar el Fantasy Bra. Dado que este año el sujetador valorado del millón de dólares está compuesto únicamente por un tejido de brillantes de Swarovski, es prácticamente transparente. Por tanto, no era compatible con una campaña en la que no se vieran los pezones de la modelo. ¿Solución? Hacerlos desaparecer como por arte de magia. Por culpa del borrado, Hosk se convierte en un ser sobrenatural, sin pezones. ¿No querrán hacernos creer que debajo de sus famosas bragas son como las muñecas?


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
08-11-2018 / 11:20
Adolescente trabucano
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Hola, solo quiero comunicar que me he pajeado como un mandril viendo ese pezón, es el primero que veo (sin contar los míos).


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.