elEconomista.es

Jaime de Marichalar desmiente que haya puesta de largo de su hija Victoria Federica

5/11/2018 - 16:42

Desde que cumplió 18 años el pasado domingo 9 de setiembre, mucho se ha hablado de la fiesta con la que Victoria de Marichalar iba a celebrar su mayoría de edad. Varios medios publicaron que su hermano Froilán había preparado por esas fechas una gran fiesta para su hermana y sus mejores amigos en la discoteca Barceló. Sin embargo, nada se celebró en la antigua discoteca Pachá y el propietario, Pedro Trapote desmintió que hubiera preparativo alguno.

Lo que realmente se celebró ese domingo de septiembre fue un almuerzo de Victoria, su madre y su hermano Froilán en el palacio de la Zarzuela, invitados por sus abuelos doña Sofía y don Juan Carlos. El rey emérito tiene una relación muy especial con su nieta favorita, con la que comparte afición a los toros. Por la noche, Jaime de Marichalar invitó cenar a su hija al restaurante Ten con Ten, uno de los sitios de moda del madrileño barrio de Salamanca.

También se ha hablado de una puesta de largo a la antigua usanza para este mes de noviembre. Una conocida publicación afirma que la gran fiesta en la que la hija menor de la infanta Elena se vestirá de gala será el próximo viernes en un evento social que hará historia. Pero ni la propia Victoria, ni Froilán ni la infanta Elena han hablado nunca, al menos públicamente, de esta posible fiesta. En cambio, su padre Jaime de Marichalar ha desmentido de nuevo este miesmo lunes a Informalia que el viernes su hija Victoria vaya a vestirse de gala. "Ni hay puesta de largo ni hay fiesta. No hay nada", asegura el padre de Victoria Federica.

Mientras tanto, la protagonista de la historia, continúa con su último curso de bachillerato antes de entrar en la Universidad para estudiar una carrera de finanzas y empresas. También sigue cultivando su estrecha amistad con el torero Gonzalo Caballero. Uno de sus puntos de encuentro es el palco del Hipódromo de la Zarzuela, donde se les ve a menudo los fines de de semana. Vic, como la llaman sus amigos, es tan aficionada a los toros como a la hípica, y a veces monta con su madre la infanta Elena en el Club de Campo.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.