elEconomista.es

Leonor lee la Constitución con perfecta y dulce dicción pero tenía truco

31/10/2018 - 10:55

Leonor había hecho los deberes. Ha intervenido por primera vez en un acto oficial leyendo el primer artículo de la Constitución y el resultado ha positivo: el tono alto y la dicción perfecta pero a la vez dulce, según las opiniones recogidas en redes sociales. Eso sí, para conseguirlo, la Princesa de Asturias ha utilizado un truco que muy pocos conocían: tenía a su disposición sobre el atril hojas personalizadas con la letra visiblemente más grande que la de otros intervinientes.

Leonor apunta a convertirse en una perfeccionista y sabía que este miércoles, día de su 13º cumpleaños y de su primera intervención oficial como Princesa de Asturias, era una fecha histórica. Por eso no quería que nada saliera mal y ha recurrido a un truco simple para asegurarse de que, con los nervios y las miradas al público, no se perdiera en su lectura: una hoja personalizada. Según Vanity Fair, la heredera no ha leído directamente de la Constitución, sino de una hoja en la que el primer artículo estaba escrito en letra mucho más grande y clara que la del resto de los intervinientes.

Leonor, orgullo de sus padres

Todo ha salido bien y las redes han alabado la primera intervención de Leonor, que ha contado con el apoyo de su madre, la reina Letizia, y su hermana, la infanta Sofía, observándola desde primera fila. Su padre se ha mostrado muy orgulloso de ella y la ha besado con cariño.

La primera intervención pública de Leonor refleja otra curiosa coincidencia: este miércoles 31 de octubre se cumplen 15 años desde que su madre presentara su último informativo en TVE. Un día después, el 1 de noviembre de 2003, la Casa Real anunció el compromiso del entonces Príncipe de Asturias con la periodista. Letizia, acostumbrada a leer el telepronter, sin duda ha sido la mejor maestra de su hija.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.