elEconomista.es

David Bustamante y Ares Teixidó fueron amantes clandestinos: "Nuestra relación fue muy intensa", admite ella

31/10/2018 - 8:27

La presentadora de 31 años reconoce por fin lo que era un secreto a voces pero da nuevos detalles de su época de amante clandestina de David Bustamante, como que se acostaba con ella cuando ya estaba con Yana Olina, sin duda un jarro de agua fría para la bailarina. "David y yo nos conocimos el 14 de septiembre de 2017 en la fiesta de Telemadrid, forzó que estuviéramos solos en el camerino, y enseguida surgió el feeling", dice la ex concursante de GH Vip. "Lo he negado, me he sentido culpable y he llorado mucho", admite ahora. "Había pasión, pero era mucho más. Estuvimos enamoradísimos", recuerda. "Fue un capítulo muy intenso, me quedo con nuestro piel con piel", añade.

Salvo que las declaraciones concedidas por Ares a la revista lecturas sean falsas, puede decirse el cantante cántabro es un embustero. El ex triunfito llegó a mostrarse indignado ante quienes dimos cuenta del romance, un affaire que desmintió categóricamente: "Es mentira. ¡Si sólo la conozco de un día!", decía mientras se acosyaba con ella en su casa, en cada de ella en Barcelona y en los hoteles de su gira de conciertos, incluso después de iniciar su idilio con la bailarina Yana Olina.

David Bustamante negó que mantuviera relación sentimental alguna con la presentadora. Muy enfadado, admitió al menos que coincidió con ella "apenas dos horas" durante una fiesta de Telemadrid, la misma en la que Ares relata que tuvieron el flechazo: "No tengo relación ninguna. ¡Mentira! A Ares la conozco de un día". Ella, por su parte, no ha hecho declaraciones.

Cuando saltó la noticia de su relación, hace poco más de un año, llevaban juntos un mes y lo suyo era tan intenso que ella ya acudía con frecuencia al espléndido ático que el ex de Paula Echevarría alquiló en Pozuelo de Alarcón.

"Después de que saliera a la luz, seguía yendo a su ático, ya teníamos nuestras técnicas para que no nos pillaran. Luego nos veíamos en los hoteles de la gira", desvela la presentadora.

Ares se encuentra delicada de salud, pesar algo más de 40 kilos y asegura que su enfermedad es muy emocional, dando a entender que la tórrida pasión clandestina vivida junto a Bustamante le ha pasado factura. "Hace diez días que me han diagnosticado una diabetes nivel 1, y estoy adaptándome a la insulina. He estado en shock, he llorado mucho, lo he negado, me he culpado", relata Ares. 

Aquella noche del 14 de septiembre, tras la ya famosa fiesta de Telemadrid, Busatamante entró a matar sin contemplaciones: "Forzó que estuviéramos solos en su camerino y enseguida surgió el feeling", recuerda Ares. "Esa noche acabamos en la casa de unos amigos míos y David se fue a las 7.30 de la mañana", dice. "Aquello fue un jueves y el domingo se plató en mi casa de Barcelona. Me dijo: 'Prepara cena para dos que estoy llegando'. ¡Para que luego digan que era yo la que lo buscaba a él!", exclama.

David Bustamante estuvo encerrado en casa de su amante. "Yo me iba a trabajar y él se quedaba. Me daba la sensación de que le conocía de toda la vida. Yo trabajaba en TV3 y él me mandaba whatsapps para preguntarme cuando llegaba. Me esperaba con una copa de vino, no sabía qué hacer", explica. "Fue entonces cuando asumimos que no podíamos salir de casa. Se creó ese mundo muy nuestro. Lo comparábamos con la época en la que él estaba en OT y yo en GH Vip". "Todo se magnifica cuando estás encerrado. Nuestra historia fue muy intensa, no vivimos el hecho de salir juntos a la calle", asegura.

En un viaje en el Ave entre Madrid y Barcelona se hicieron los encontradizos en la cafetería del tren. "Fue un juego muy divertido al inicio. Íbamos a la cafetería hacíamos que nos presentábamos cuando en realidad veníamos de mi casa", dice ahora Ares teixidó.

La mañana en la que salieron al quiosco las portadas en las que se daba cuenta del romance furtivo de Bustamante tras su sonado divorcio de Paula Echevarría, el cantante y su amante estaban juntos en la cama: "Estábamos durmiendo. Abrí el whatsapp y me lo encontré. Nos pusimos súper nerviosos. Ese día fue muy duro. Aquel día no salí de su ático hasta las 11 de la noche", recuerda ella. "No le culpo de nada a David. Le quiero mucho, ha sido muy importante para mí, sin ser el amor de mi vida", admite. "Pero ahora que tengo una relación sana con otro chico, ya no estoy segura", reflexiona. Preguntada por si su apasionado romance 'secreto' con David no le pareció sano, responde: "Siento que viví una relación tóxica por cómo fue todo".

La duración del romance clandestino

"Estuvimos mucho más tiempo juntos. Las Navidades las pasamos juntos. El 19 de enero, en mi cumpleaños (31) fue la primera persona que me felicitó. En febrero frenamos un poco. No recuerdo el fin de nuestra relación", explica Ares en Lecturas.

"La última vez que estuvimos juntos no fue hace mucho. Este verano dio un concierto en mi pueblo (es de Lérida), en junio. Fue la última vez que estuvimos juntos a escondidas", señala.  

Ares describe a Bustamante como "un niño chico, muy cariñoso y bueno a rabiar". Recuerda que solía cocinar ella cuando estaban juntos pero también que "él hace una tortilla de patatas muy rica".

Sobre su actual relación, aclara que ya estaba en su vida cuando pasó lo de Bustamante. "Es amigo de toda la vida, pero luego nos enamoramos. Hemos pasado todo el verano juntos y acabamos de mudarnos a nuestra casa. Él fue mi máximo apoyo con lo de David", dice Ares.

la nostalgia es el reproche del olvido, el perfume de las cosas que has querido y ya se han ido

Una publicación compartida de yzan volpe razzer (@yzancachafeiro_razzer) el


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 1

#1
31-10-2018 / 10:22
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Qué capullo.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.